Veranito runner

Veranito runner

Hace semanas que querría haberos contado mis retos veraniegos, pero por estrés laboral y falta de tiempo, me ha sido imposible. Ahora sí, que llego cargadita de novedades.

Si en un principio no pensaba correr/participar en competición en los meses de julio y agosto, se quedó ahí, en una intención. Porque lo que es competir, he competido y voy a seguir compitiendo. Pero con calma, os lo cuento.

Todo empezaba cuando Pedro me retó al Gran Fondo Internacional de 7 Aguas. Sí, como leéis.

¿Qué tiene de particular esta conocida carrera del verano valenciano? Su perfil. Es una cadena de toboganes arriba y abajo desde el metro 0 hasta el final de sus 15,15km. Además, transcurre una tarde de agosto, en un pueblo donde si pega el sol, hasta las 9pm no puedes salir a la calle por miedo a derretirte. Locura, vamos.

La conocía como espectadora. He podido ser parte de la afición en dos ocasiones, y en su día aluciné. “Están locos estos que corren” pensé hace 5 años. Pues mira, allá que voy en poco más de un mes. Eso sí, no sé cómo, hemos conseguido liar a algún que otro Sanus. Si no recuento mal, vamos 4.

Y ya se cuánto voy a sufrir y en qué tramos, ya que invitaron al capitán al entrenamiento previo al GF, y allá que nos fuimos el sábado pasado. Fue una buena mañana de entrenamiento, aunque casi casi pareció una carrera encubierta jeje. Lo pasamos bien.

Pero luego, no me preguntes cómo, Pedro nos lió a Elena y a mí a una 7k en Alborache la misma tarde del entramiento del GF. Sí, carrera popular, con dorsal. Vamos, competir… Aunque después de los 15k de la mañana. Lo pasamos bien en verdad jeje.

Y ahora, que llevo un mes de entrenamientos más o menos tranquilos, alguna tiradilla larga de vez en cuando y esas cosas, me estoy planteando una 10k para acabar el mes. La elegida sería la 10k Aldaya sense límits. Tengo dos días para pensarlo (por cierre de inscripciones). ¿Qué hago?

Por lo demás, en cuanto a los entrenamientos, el ritmo está siendo bueno. Aunque debo empezar a guardar los días de descanso, aunque me cueste. Le he cogido hace ya semanas el puntito a levantarme y echar a correr y eso me da energías para toda la jornada. Estoy convirtiendo en sana costumbre entrenar acompañada al menos una vez cada dos fines de semana, y eso se nota. De momento, he seguido compartiendo madrugones de sábado con el capitán y con Elena. ¿Quién sabe quién se me unirá en las próximas semanas?

En el área de los outfits runners, estoy haciéndome con la equipación del Sanus Vitae. He probado los shorts y la camiseta. ¡¡Se salen!! Y, en este ámbito, he tenido que modificar un poco mis outfits diarios de entrenamientos, por  la sucesión de olas de calor. Llevamos 3 seguidas, y esto hace que a las 6 de la mañana el termómetro ya marque unos dichosos 24 grados. Por eso, y a pesar de mi reticencia inicial, me he hecho con unos cuantos tops/bra deportivos. Me daba vergüenza al principio, enseñar “barriga”, pero… o eso o muero de asfixia.

Por otro lado, esta semana he cumplido más de un millar de kms en lo que llevamos de año, y las Nimbus más de 900. Las rebajas me llaman a adquirir un par de zapatillas. La custión es ¿cuáles? Necesito asesoramiento… ¿Ideas?

Y va quedando menos… #objetivomaratón

Para acabar, os comparto alguna foto de las últimas semanas de entrenamientos, carreras, amaneceres… 😛

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Cumplekilómetros feliz y zapatillas

En realidad, es el 5º cumple-mes de mis compañeras de batallas, las Nimbus 16 lite no-recuerdo-el segundo-apellido. Así que, feliz cumplekilómetros a ellas, aunque bien mirado… No sé si es muy feliz, y os cuento por qué.

Pues resulta que llevo, en estos 6 primeros meses del año, la friolera de 804km a cuestas. Bueno, a cuestas no, en las piernas. De ellos, el 86% lo han soportado mis queridas Asics Nimbus 16 lite show (creo que era así), es decir, las pobres se han chupado 691km de asfalto, tierra, algo de barro y mucha, mucha ilusión, esfuerzo y sacrificio. El 14% las viejitas, que siguen dando guerra (aunque noto la diferencia entre ambas).

Pensándolo bien… ¿804km en medio año es mucho? Para mí, sí. Y para ellas, me temo que igual también. ¿Cuál es la vida útil de una zapatilla de running? Leyendo por ahí todo el mundo dice que depende del uso que les des, del peso, de por dónde corras… pero hay una horquilla de entre 800 y 1200 km.

Entonces, si hago cálculos, en función del ritmo de entrenamiento que llevo, y teniendo en cuenta que aún no he empezado a cargar kilómetros de cara la maratón, a ésta no llegan. Bueno, sí, pero desgastadas. Así que… creo que mis rebajas de verano van a ir (de nuevo) a por zapatillas… si es que 😉

Porque sí, soy de las que aún no colecciona miles de zapatillas, pero… ¿quién sabe? Se abre la veda… Su próxima parada, #10kAlborayaContraElCáncer

Pronto os cuento la locura runner de este verano 🙂

#LiveSanus

Mayo: mes de solidaridad y muchos kms

Mayo terminó cargadito de kilómetros, de retos solidarios y buenos entrenamientos.

En realidad, quizá me pasé un poco con la carga de kilómetros y los días de entrenamiento. Os copio tabla con el resumen mensual de lo que va de año:

Resumen_Mensual_YtdMayo

Esto ha hecho que, en la primera semana de junio, me haya venido la flojera y una pequeña sobrecarga haya salido a la luz. Pero bueno, dejando de lado este hecho, Mayo ha sido un mes muy pero muy interesante.

Salvo un entrenamiento, han sido todos de buena mañana, con lo que supone eso. Despertar temprano, correr y activarse ya para todo el día. Es algo que he descubierto me motiva y me encanta. Sigue habiendo quien lo considera locura, pero al final, cada cual saca el tiempo de donde mejor puede.

Ha habido entrenes muy chulos, saliendo un par de veces con el capitán del #SanusVitaeTeam, y entrenes algo fuleros (entiéndase fulero como aquel entrene no tan bueno, en que ni los ritmos, ni el tiempo ni nada eran lo marcado).

Dejando esto a un lado, Mayo también fue un mes largo. Recuerdo que lo empezamos, como quien dice, con una prueba, la Ekiden, que no dejó demasiado buen regusto. Enseguida después vino el 15k de Massamagrell, con mejor marca personal en esa distancia a pesar de correr sin muchas ganas y luego, hasta final de mes, nada motivaba. No había carrera por medio y fueron 2 semanas secas.

Sin embargo, la última semana del mes fue especial. Desde Sanus Vitae promovieron un super reto solidario multidisciplinar. Trataba de recorrer de punta a punta la Comunitat Valenciana, relevando los participantes, en bici o corriendo. Fue el #Sanus4Children day.

Fue  una pasada de día. Desde bien temprano se estuvo siguiendo por redes sociales (twitter, whatsapp, etc) el avance de losdos equipos (salieron de Castellón y Alicante, casi simultáneamente) y manteniendo una sana competición. “Ganó” el equipo que llegaba desde Alicante, pero en realidad los que ganaron han sido los niños del colegio, para los que buscábamos fondos para la comida del comedor del.

¿Cómo participé yo? Pues unos cuantos hicimos rutita en la ciudad de Valencia. Al final, entre unas cosas y otras, me salieron algo más de 15km. Así, porque yo lo valgo y para cerrar mes. Pero fue muy guay.

Que, por cierto, si te interesa colaborar, aunque sea con 5 euritos, por la causa, visita la siguiente página http://www.migranodearena.org/es/reto/6535/sanus-for-children/ , desde donde podrás aportar aquello que quieras 😉 Anímate, ¿qué son 5 euros?

Poco más puedo decir ahora. Bueno, que en 4meses mis Nimbus ya han sobrepasado la mitad de su vida útil (medida en kms) y que, evidentemente, a este ritmo, no llegan a fin de año. Así que, en rebajas tocará ver cómo solucionamos esto… jejeje

Las fotos de #LoQueVeoMientrasCorro en este mes están pendientes de clasificación, así que cuando encuentre un hueco, montaré galería de amaneceres, patos, y otras cosas. Mientras tanto, lo dejo aquí…

Recuerda dos cosas: si quieres, puedes y a vivir sano.

Ays, y en ¡5días la Nocturna! :S

#LiveSanus