Siete/Set/Seven/Sept/Sieben

Pues eso, 7 meses.

 

Empieza la temporada de madrugones, de volver a darlo todo, de controlar absolutamente cada paso, gesto, comida. Porque todo suma y todo resta. En definitiva, todo, absolutamente todo, cuenta.

 

¿Me acompañáis en el camino, de nuevo?

 

#maratoniana

 

Anuncios

15 amargos kilómetros

La 15k Nocturna 2016 iba a ser la confirmación de la vuelta a la normalidad, pero ha sido un jarro de agua fría. Aunque igual no fue cosa de las lesiones de estos meses. Os cuento cómo llegamos al sábado noche y qué pasó en ella.

El antes

Todo empezaba en enero. ¡¡Apertura de inscripciones!! Y descuentazo por haber participado en las ediciones pasadas, así que, antes de todos estos meses de lesiones, me inscribí pensando que este año sí que sí bajaría de la barrera de los 70minutos (1:10:00). Además, ni corta ni perezosa, conseguí convencer a Nacho de inscribirse para correrla conmigo. Pensándolo bien, si él venía, yo no iba a batir marca, la hubiese corrido con él, pero…

Pasan los meses y todas las catástrofes posibles deportivamente hablando y Nacho ni siquiera entrena (iba a salir con él, pero los dos meses que estuve parada, le desanimaron). Al final, un mes antes, decidimos regalar el dorsal. Sí, regalarlo (sólo el dorsal). Se lo quedó mi entrenador, Rubén.

Por otro lado, al participar en la carrera me llamaron de la patrocinadora, Divina Pastora Seguro, y me vendieron la moto para asegurarme y con el seguro me regalaban una inscripción. Ale, otro dorsal regalado. Esta vez, a mi primo, como no. #MerinosPower.

Pero la fiesta del dorsal la sufrí los últimos tres días. Gente que le sobran, gente que te piden… Vamos, al final… Organicé la reventa de 5 dorsales y me encargue de su reparto. Un caos. Never ever, prometido.

Aparte de mi particular fiesta del dorsal, me pasé el día en reposo, tranquila y bebiendo mucho líquido (agua, no me penséis mal… 😛 ), cosa que para la hidratación (donde faileé en la Maratón) fue muy bien, pero para mi vejiga…bueno, digamos que el wc de casa lo pisé 6 veces antes de salir.

La carrera

¿Conocéis Valencia en junio? Calor, humedad… Vamos, muerte. Pues eso fue el pasado sábado. Yo creo que había una humedad del 120% y de temperatura unos 25º a las 22 de la noche, lo que significa empezar a sudar a cántaros antes de empezar a calentar siquiera.

Hora de encuentro: 21:10 con varios instarunneros. Juan, Gloria, Jaume, Kike, Chus, Tania, Anita, Berni… Fotito y al encuentro con el #SanusVitaeTeam. Andrea (de supporter), César (debutando en distancia), Elena, Susi, Bea, Gemma, Ángel, Javi Atienza, Víctor, Rubén, Joana, Samu, Inma, Alexis…  [Me dejo a alguien fijo O.o] Entre unos y otros, mi primo. Ole ahí, tocado de la rodilla y a disfrutar de la noche más chula de Valencia.

IMG_20160613_054606

Aquí, servidora, histérica. Nerviosa. Fotos de rigor y vuelo a mi cajón.

En él ¡sorpresita! Juan y Gloria justo delante, así que me acerco a ellos. Juan ya me sufrió mis nervios precarrera el año pasado.

22:00

13422248_901378563307861_4622280691622051822_o

Cada año la emoción al ver esta imagen es brutal. Y sentirlo desde dentro, más.

Salimos. Yo había hecho calculines. A cuanto empezar y demás, pero me equivoqué. Salir delante permitió empezar a un ritmo elevado desde el primer momento.

Eso que levanto la vista y me veo a los prácticos de 4:30 y me digo ¿tiro con ellos? Allá me fui. Creo que estuve con ellos prácticamente hasta el km. 5 o así. De hecho el reloj iba pitando 4:27/k; 4:28…. y yo flipando.

Segundo 5k bajo un poco, la humedad del ambiente me está matando y sólo quiero llegar a c/ Colón, ya habremos pasado el ecuador.

Y… empiezo a sufrir. No puedo respirar, la humedad del aire me ahoga. Corro. Me paro. Sigo. No es hidratación, lo sé. Ni me molesta el tobillo. Simplemente, me ahogo. Pulsaciones están ok, pero mi nariz dice que no.

Entrando en c/ Colón, una espalda que se para. “Ey!! que yo te conozco”. Le toco por detrás mientras paso corriendo y le hago una señal vamos, sígueme. Creo que también le grité. No era otro que Manu Guzmán, otro crack de @a5elk.

Yo, ¿sabes? Yo que iba que me moría le decía que me siguiera… Espero no me hiciera caso y siguiera de verdad.

Y así la historia sigue hasta el km 14. En el 12 me gritan “vaaamos Sandra!!” Era Anita, una SanusGirl que estaba animando en el cauce del río. ¿Los avituallamientos? Por encima de la cabeza. Incluido el powerade. Qué pegajoso :S

Km. 14 ¿tiempo? 1:10. ¡¡A la miércoles la MMP!! (ya lo sabía desde antes pero aún así… 😦 ) De la nada, me viene un chico corriendo (“ayys, esa cara la conozco de algo”) y me dice “¡¡vaaamos no te pares ahora!!” Era otro instarunner (bendita familia runner), @crespoolof.

En la última curva antes de la recta de meta, Nacho. Verle me da el último empujón y me marco (como de costumbre) una sprintada de 200m que alucinas.

Al final. 1:15:30 o así. Vamos… un asco.

Al cruzar meta, Jaume, Juan, Gloria, Joel… de una forma u otra todos habíamos acabado no muy contentos. Sensación de pérdida. Luego, saludo a Elías (xuferorunner) y a algunos más.

Sólo me apetecía una cosa. Un abrazo suyo y que me dijera “muy bien” a pesar de la caca de tiempo hecho.

Saliendo de la zona, veo al míster que se ha marcado un tiempazo.

Caminando pienso en mi cabeza “asco de tiempo, pero ¿y lo que he disfrutado?” Esto es así.

Postcarrera

Hablando con muchos… la sensación general es de haber perdido esta batalla. Sin embargo, he de dar la enhorabuena a los bestias de Víctor, Javi, Ángel, Vicente Villalba, César, Raquel… por haber conseguido su objetivo particular.

Unos días después puedo decir que carreras hay muchas, y a veces, las condiciones van en tu contra. Pero sé que puedo. Sé que un día bajaré de 1:10 los 15k.

Os dejo unas cuantas fotitos.

#LiveSanus #LiveRunEnjoy @SanusGirls

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ekiden y Wings for Life 2016

La primera quincena de mayo ha venido cargadita, cargadita.

[De hecho, mayo venía cargadito hasta los topes. Hay 4 fines de semana y medio, y compito en todos menos uno O.o]

Bueno, a lo que iba… Mayo.

Día 1: Ekiden Valencia 2016

Ekiden, o día #SanusVitaeTeam. ¡¡¡Pedazo mañana de diversión!!! Este año 8 equipazos de Sanus fuimos a los relevos y fueron muy guays. Tuvimos desayuno de germanor un rato antes de la salida en el centro que acabamos de abrir (es brutal, ¡¡hay que pasar por allí!!).

Bueno, lo que iba. Mi equipo: Sanus Vitae Bushidos. Capitaneado por el capi Pedro, y formado por Iván (que sigue con su reto de los 50 medios maratones), Vicente Agustí, Manu Cheza, Mensi y servidora.

Tras cambiar 20 veces el orden de los relevos… Al final salíamos así: Vicente (5k), Iván (10k), Mensi (5k), Manu (10k), Perico (5k) y aquí la menda los 7,195 metros restantes hasta completar la distancia maratoniana. El calor fue algo más llevadero que la edición de 2015 (quizá porque empecé a correr como una hora antes que el año pasado). Y mi equipo, voló.

Fue el primer equipo Sanus mixto en acabar (el 3º de los 8)  y el 32º de la clasificación por equipos mixtos. ¿Tiempo? 3:02 y un pico.

¿El resto de Sanus? Hicieron todos un papelón. Hubo quién dobló y hasta hizo triplete de relevos en diferentes distancias, por bajas de última hora. Fue una gran mañana para empezar un mayo bastante competitivo. Luego, fotos 😉

Día 8: Wings for Life World Run Valencia 2016

Y, tan sólo 7 días después de la Ekiden, una carrera novedosa en la ciudad, la Wings for Life (WfL).

¿Por qué novedosa? Porque no sabes cuál es la meta. ¿Cómo?? Pues eso, que no sabes cuándo vas a acabar. Os explico:

Carrera a nivel MUNDIAL y no sólo eso sino que SIMULTÁNEA a nivel mundial. ¿Qué es eso? Pues que se empezó a la misma hora en todas las ciudades en las que se corrió a lo largo y ancho de nuestro querido planeta azul.

En España, se corría este año en Valencia (tras haber pasado por Barcelona y por Madrid) a las 13. Sí, si. Leéis bien. Valencia. Mayo. Una del mediodía. ¿mortal? Nooo. ¡¡Nos salió el día genial para correr a esa hora!! Llovió 🙂

Bueno, a lo que iba. Que sale de todos los puntos del planeta a la misma hora. Y tú echas a correr, a tu ritmo. Y a la media hora, sale un coche, el Catcher Car, detrás de ti. Bueno, detrás a distancia… Media hora detrás, básicamente. Y empieza a 15km/h y va aumentando la velocidad cada 30 minutos. ¿Cuándo llegas a meta? Cuando el Catcher te alcanza.

¿Motiva? ¿Te reta? Pues eso no es lo mejor. Lo mejor es que es completamente solidaria. 100%. Se corre para investigar avances en lesiones de médula espinal.

La carrera… muy chula. Bueno, a ver… Con cositas a mejorar.

¿Recorrido? Cauce del Turia desde Ciudad de la Artes hasta Parque de Cabecera, salir por la huerta dirección Burjassot, vuelta a ciudad por el final de la ronda norte, vuelta a cauce de nuevo hasta las Artes. Paseo hasta la Patacona y vuelta cerca del mar y seguir por la carrertera de mis TL para maratón hacia Saler, Pinedo, Cullera… ¿Cuántos kilómetros? Pues creo que pensaron en unos 80 o por ahí.

¿Cuándo me pilló? Mmm… pues, la verdad, venía post lesión (abril lo tomé para recuperarme y volver en mayo con fuerzas y ganas) y no sabía si haría 20, 25 o 30. Me hubiera gustado llegar a 30, la verdad. Hubiese sido una TL 😛 Al final, 24,6km o algo así. De disfrutar. De correr. De sonreir. De sentir esa libertad que me da correr. Lo pienso un mes después y aún tiemblo.

Me lo pasé en grande (ahora veréis fotos). Compartí kilometrillos con @marianorunner, uno del grupete de @a5elk (muy majos, por cierto, los conocí, por fin, en persona, en la Ekiden). De correr al lado de Roberto Leal, Lucas Locura (marido de Alma Obregón, la de los Cupcakes), Chema Martínez y otros tantísimos cracks y conocidos del panorama deportivo y social español.

Pero esta carrera fue especial para mí por un motivo. Se corre #porlosquenopueden. Por aquellos que han tenido un accidente y la médula les ha quedado dañada y no se pueden mover. Me tocaba de cerca, relativamente…

El primo de Nacho (con casi 18 años, y planteándose estudiar algo relacionado con la educación física y demás) tuvo a mediados de abril la mala pata de caer mal de una colchoneta elástica. Tras estar 10 días en la UCI, con un par en coma inducido y demás y operaciones en paralelo de cierta gravedad, ha perdido la movilidad desde las vértebras cervicales. Desde las cervicales. Es decir, no puede ni rascarse la nariz. Ni comer por sí mismo. Evidentemente, de levantarse no hablamos y de practicar deportes (que le encantaba) mucho menos. Lo conocí en marzo y cuando nos comunicaron la noticia, se nos cayó el alma a los pies. Mis 24,6km fueron por él. Y por otros tantos que les ha pasado parecido.

Hay ciertas enfermedades que se deben seguir estudiando para mejorar la calidad de vida de los enfermos. Si corriendo puedo ayudar a ello, voy a correr muuchos kilómetros.

Ah, la WfL se queda en Valencia hasta 2018, y yo ya me he apuntado para la  de 2017. Si quieres hacerlo, no lo dudes, pincha aquí.

Os dejo unas cuantas fotitos de estos dos días y os adelanto. Semana que viene os cuento la 10k Godella y muchas cosas más.

#LiveSanus #LiveRunEnjoy

El pase de diapositivas requiere JavaScript.