III 15k Nocturna Valencia

«Oye, ¿no la irán a cancelar, verdad?» Esta fue la pregunta que llegaba a mi whatsapp apenas dos horas antes de la temida hora H.

Pues no, señores. La lluvia NO paraliza al corredor. Lo asusta un poquito, quizá, pero ¿frenarle los pies? Ni en broma… Ayer el cielo se rompió horas antes de la carrera. Y literalmente se rompió, pues cayó hasta granizo en según qué zonas de la ciudad. Pero esto no aguó la fiesta, los héroes de la noche salieron a dejar claro a la ciudad que esto de correr es una locura, una sana locura.

La crónica de hoy va a ser corta, espero poner más imágenes que palabras. No conseguí el super reto por dos minutos, me quedé en un tiempo clavado de 1:12:01, que no está nada mal ya que he vuelto a mejorar mi pequeña marca personal. Así que,  ante todo, decir que estoy muy contenta 🙂

Hay mucho por contar… Puedo empezar por cómo los miembros del SanusVitae Team lo dieron todo. Quedamos antes, nos hicimos fotito de rigor, nos deseamos suerte… Para Elena, el reto era acabarla. Isabel se quedó sin poder correrla por una reacción alérgica, Rubén (el míster) acompañó a su chica Joana tras la lesión que padece ella en la rodilla… Y así, otras tantas pequeñas historias que nos reunieron allí bajo el Reloj del puerto de Valencia.

Mi primo repetía prueba (¿recordáis que fue quién me lió hace un año para correrla?) mucho más motivado y confiado tras haber probado ya un medio maratón hace unas semanas (Almansa) y su amigo Kiko se enfrentaba a esta distancia por primera en una prueba. Ambos bajaron sus marcas en la prueba y de entrenamientos, respectivamente.

En el cajón de salida coincidí y conocí a Jaume y Kike, algunos miembros de la instafamily runner que «tengo», además de coincidir ¡¡por fin!! con Juan del Club de Atletismo Von Hippel Lindau de Paiporta. Comprobó en primera persona que aquí servidora es un atajo de nervios antes de la salida y que no suelta prenda.

Los minutos antes fueron muy emocionantes, con Joxe Fernández al micro y guardando un minuto de silencio por un compañero runner fallecido el día anterior. A esto se le llama abrumar al personal y hacer que ¡¡10.200!! corredores guarden respeto durante 60segundazos. Uff… m’aborrone.

Ahora sí, pistoletazo de salida. Nunca había salido tan adelante en este tipo de distancia. No sé muy bien en qué pensaba al incribirme en enero, pero lo de sub 70minutos se me quedó dos minutazos grande. Pero, aún así, lo di todo. Salí fuerte y aguanté el ritmo unos 5kms. Avenida del Puerto, Alameda… todo era un hervidero de gente corriendo, animando.. Valencia es la ciudad del Running, y anoche se volvió a demostrar.

El cambio de trazado nos llevó por el puente de Calatrava para cruzar el río de nuevo y volver a Navarro Reverter por el de las Flores. Ese pequeño zigzag entre puentes estuvo interesante. Luego, larguíiisima calle Colón de nuevo, Xàtiva y a enfilar las grandes vías de Germanías y Marqués del Turia.

En este punto haré mención especial para mi hermana, compañera y voluntaria de tantas carreras. Estaba ahí, le tocó recorrido y corte de tráfico. La vi mientras me acercaba, y no lo pensé mucho. Me acerqué a ella, la abracé, le di dos besos y seguí. Así llegar al kilometro 10 fue mucho más fácil.

Tras el 10, segundo avituallamiento, con agua e isotónico. A qué mala hora le pegué dos tragos a la isotónica. Casi lo tiro antes del 11. Una vez de vuelta en el margen del Turia… ya estaba casi. 4 kilómetros y pico más para cruzar meta. Recuerdo mirar reloj y pensar «no llego». Pero tras cruzar por Monteolivete (ayys, que en 6 meses el reto empieza justo ahí), la avenida de Francia empezaba a guiarnos ya hacia el final.

Acabé sprintando, como de costumbre, y me hizo especial ilusión que Joxe me reconociera y chocara mi mano como «los amigos de redes sociales» al cruzar por meta. Qué grande es este speaker. El video en enlace abajo.

Al final, la cosa quedó así, la 78 de 2.300 mujeres y la 50 de las 1.363 de mi categoría. No está nada mal. ¿Quién me iba a decir a mí que iba a correr con una media final de 4:48, bajando 11 minutazos mi marca en la prueba y minuto y medio mi anterior MMP (de hace apenas un mes en Massamagrell)? Pues eso. Felicidad y punto.

Tiempos

Ahora, que esto yo sola no lo hubiera conseguido. Rubén, mi entrenador del Sanus Vitae tiene parte de culpa =P Estamos trabajando duro, y se nota. Tengo que nombrar a otro Sanus muy especial, al capitán Pedro. He salido a entrenar con este gran crack y la verdad es que es una pasada. Aprender cositas y escuchar sus consejos es motivador. Por cierto, que nos pegamos ayer por la mañana un pequeño entrene para estirar piernas que fue un lujazo. No puedo olvidarme tampoco de Lidia, mi fisio. Ha estado muy pendiente de mi rodilla esta semana. A los 3, muchas, pero que muchas gracias.

Gracias también a mi familia, que creen que estoy loca, pero me apoyan (de momento). Ali es la mejor voluntaria que puede haber, y la más guapa 😉

Hablando de voluntarios… Gracias a todos los que participasteis en ello anoche. A pesar de la tormenta previa, a pesar de ser precisamente sábado noche. Creo que fue lo mejor de la organización de este año. Porque el tema camisetas, imperdibles, y demás… se les fue de madre.

Gracias a Valencia ciudad. Qué bueno es correr en casa y ver como la ciudad se vuelca.

Sin más, algunas fotos del día de ayer. Recuerda, #LiveSanus

Y, mi entrada en meta http://www.corriendovoy.com/atletismo/134810/15-k-nocturna-valencia-banco-mediolanum-2015

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncio publicitario

Mayo: mes de solidaridad y muchos kms

Mayo terminó cargadito de kilómetros, de retos solidarios y buenos entrenamientos.

En realidad, quizá me pasé un poco con la carga de kilómetros y los días de entrenamiento. Os copio tabla con el resumen mensual de lo que va de año:

Resumen_Mensual_YtdMayo

Esto ha hecho que, en la primera semana de junio, me haya venido la flojera y una pequeña sobrecarga haya salido a la luz. Pero bueno, dejando de lado este hecho, Mayo ha sido un mes muy pero muy interesante.

Salvo un entrenamiento, han sido todos de buena mañana, con lo que supone eso. Despertar temprano, correr y activarse ya para todo el día. Es algo que he descubierto me motiva y me encanta. Sigue habiendo quien lo considera locura, pero al final, cada cual saca el tiempo de donde mejor puede.

Ha habido entrenes muy chulos, saliendo un par de veces con el capitán del #SanusVitaeTeam, y entrenes algo fuleros (entiéndase fulero como aquel entrene no tan bueno, en que ni los ritmos, ni el tiempo ni nada eran lo marcado).

Dejando esto a un lado, Mayo también fue un mes largo. Recuerdo que lo empezamos, como quien dice, con una prueba, la Ekiden, que no dejó demasiado buen regusto. Enseguida después vino el 15k de Massamagrell, con mejor marca personal en esa distancia a pesar de correr sin muchas ganas y luego, hasta final de mes, nada motivaba. No había carrera por medio y fueron 2 semanas secas.

Sin embargo, la última semana del mes fue especial. Desde Sanus Vitae promovieron un super reto solidario multidisciplinar. Trataba de recorrer de punta a punta la Comunitat Valenciana, relevando los participantes, en bici o corriendo. Fue el #Sanus4Children day.

Fue  una pasada de día. Desde bien temprano se estuvo siguiendo por redes sociales (twitter, whatsapp, etc) el avance de losdos equipos (salieron de Castellón y Alicante, casi simultáneamente) y manteniendo una sana competición. «Ganó» el equipo que llegaba desde Alicante, pero en realidad los que ganaron han sido los niños del colegio, para los que buscábamos fondos para la comida del comedor del.

¿Cómo participé yo? Pues unos cuantos hicimos rutita en la ciudad de Valencia. Al final, entre unas cosas y otras, me salieron algo más de 15km. Así, porque yo lo valgo y para cerrar mes. Pero fue muy guay.

Que, por cierto, si te interesa colaborar, aunque sea con 5 euritos, por la causa, visita la siguiente página http://www.migranodearena.org/es/reto/6535/sanus-for-children/ , desde donde podrás aportar aquello que quieras 😉 Anímate, ¿qué son 5 euros?

Poco más puedo decir ahora. Bueno, que en 4meses mis Nimbus ya han sobrepasado la mitad de su vida útil (medida en kms) y que, evidentemente, a este ritmo, no llegan a fin de año. Así que, en rebajas tocará ver cómo solucionamos esto… jejeje

Las fotos de #LoQueVeoMientrasCorro en este mes están pendientes de clasificación, así que cuando encuentre un hueco, montaré galería de amaneceres, patos, y otras cosas. Mientras tanto, lo dejo aquí…

Recuerda dos cosas: si quieres, puedes y a vivir sano.

Ays, y en ¡5días la Nocturna! :S

#LiveSanus

 

 

15k Massamagrell

Llega tras una semana larga e intensa, pero por fin la pequeña crónica de una carrera con historia en la provincia de Valencia: la 15k de Massamagrell.

Era mi tercera 15k en dos meses y medio, e iba bastante asustada. Todo el mundo a quien había comentado que iba a correrla, me tildó de loca, de nuevo. Que había cuestas, que era dura… Para más inri, estaba haciendo unos días de calor horribles para este momento del año y tras el fiasquillo de la Ekiden, volver a pasarlo mal no me apetecía, la verdad.

Esta vez, no sé cómo, convencí a un amigo. También corre, es mejor que yo -aunque ahora dice que no porque no puede entrenar. Total, que el viernes nos fuimos a recoger dorsales y pudimos comprobar in situ que o el sábado refrescaba algo, o moriríamos de calor, de nuevo.

Como la carrera era por la tarde, estuvimos vagueando por la mañana (no os lo vais a creer, pero no salí a soltar piernas el sábado). Las ganas de correr no estaban… era como si se hubieran ido de viaje. Y tras la mini siesta después de comer, no había quién las encontrara.

Sin embargo, había que correr. Había que darlo todo. Además, yo tenía una motivación extra: había dado mi palabra a Juan Sáez, del C.A.Von Hippel-Lindau de Paiporta que iba a compartir mi esfuerzo y mis kilómetros con ellos. Así que, a Massamagrell nos fuimos. Es interesante, con esto de correr, estoy «viendo» y «conociendo» más pueblos que en toda mi vida jejeje.

Una vez en Massamagrell, aparcados y dorsales puestos, con un buen rato hasta la hora de salida, decidimos investigar algo la entrada a meta (calle estrecha), pasar por los servicios y calentar algo… Había mucha gente, muchíiisima. Salida por cajones y oh, no recordábamos que nos habíamos apuntado en dos diferentes. Él sub 01:05 y yo sub 1:15. Como van seguidos, tentamos a la suerte y nos metemos juntos (aún no tengo muy claro en cuál entramos, había un mezcladillo de colores).

Justo antes de salir le digo que no estoy para apretar, que si eso, que tire él, me responde que en todo caso va a ser al revés. Todo se vería…

El speaker, Jose, da la salida – cara al sol, y yo sin gafas- y con una ligera cuesta, empezamos bien. El recorrido eran dos vueltas: una de 5 y otra de 10, pero hay tantísima gente que nos cuesta como 2 kilómetros coger nuestro ritmo de carrera. En mi cabeza, los primeros 5 iban a ser suaves y luego trataría de ir apretando un poco.

Se hizo muy complicado adelantar. Entre la gente corriendo, las calles estrechas y las aceras llenas de gente animando (eso mola, aunque te «roban» espacio)… pero poco a poco fuimos dejando corredores atrás. En el primer avituallamiento, tras el kilómetro 5, la idea era tomarme el gel que había cogido (no suelo usarlos salvo en distancias de ese calibre), pero con los brackets y las manos sudadas no pude abrirlo. Así que pegué un sorbito de agua, me duché con el resto y a seguir corriendo. Al final lo tomé cerca del km.8, sin agua, pero con las manos secas.

No sé en qué momento fue, Jose me dijo que tirara, que él no iba a poder seguirme. No quería hacerlo, pero le hice caso -luego me sentí y aun siento fatal-. De modo que, iba sola en carrera y faltaba la mitad. Bueno, sola no. Había casi 5.000 más corriendo a mi lado.

Entre el sol en la cara e ir pensando en que él iba por detrás, seguí sin apretarle mucho, fui a un ritmo cómodo y de buenas sensaciones (sigo sin tener reloj con pulsómetro, pronto caerá…). Y así, hasta el final, con el sol cascando, mucha gente animando (¡¡qué grandes son los niños!!) y alguno que otro con manguera/regadera/lo-que-fuera echando agua al personal.

Eso sí, en la recta de meta, hice mi famoso sprint final. Es divertido jeje 😉 Llevaba a Mr. Oldfield en los oídos, pero le bajé el volumen llegando a meta. Quería escuchar al speaker y el ambientazo. En ese momento empezaba a decir «vamos a contar cuantos llegan en el último minuto bajo la hora quince». ¿Cómo? ¿Iba a bajar mi tiempo de la Pobla de abril? No podía ser… pero sí, crucé en tiempo oficial 1:14:41, mi tiempo real fue 01:13:25. Él acabó algo más tarde. Me comentó que había pinchado, y mi sensación fue de bajonazo total, a pesar de mi nueva MMP.

En la galería bajo podéis ver alguna foto de carrera, de la clasificación y demás. A mis caretos, ni caso…

¿Sensaciones post carrera y agradecimientos?

Sensaciones globales buenas. No fue ni tan dura ni matadora como me habían dicho. Además, no llegué a apretarle todo lo posible.

Sensación muy buena por regalarles esta carrera a los Von Hippel-Lindau. Les regalaba una buena marca.

Agradecida mucho a la organización, voluntarios, gente del pueblo, etc… estuvo todo muy bien organizado y preparado para lo voluminosa que era la carrera y lo pequeñito que es Massamagrell. Ah, y qué bolsa del corredor más chula. Equipación completa (shorts y camiseta técnica).

Muchas gracias de nuevo a Rubén, el trabajo que está consiguiendo que saque adelante en el camino a la maratón está dando buenos frutos.

Y muchísimas gracias a Jose, por venir, correr conmigo a pesar de que no le saliera todo lo bien que esperaba.

#LiveSanus

El pase de diapositivas requiere JavaScript.