Rexona Street Run Valencia

Febrero ha amanecido soleado, frío, ventoso…

IMG_20150201_082016

Pero había una meta que cruzar, la de la Rexona Street Run 10k Valencia. Así que, al lío. En pie prontito, desayuno & devocional (como cada día) y ducha rápida [sí, tengo un post a medias sobre aquellas cosas raras que hacen los runners antes de una carrera, y ésta es una de ellas]. La equipación la dejé anoche preparada, así que me visto y salgo.

Mare, quin fred fa… Sí, fresquito, pero mientras no sople el viento de los últimos dos días, todo irá bien. Ilusa…

La Rexona Street Run es una carrera joven, en Valencia bastante desconocida, puesto que los inscritos no sumábamos los 2.000 corredores. Sin embargo, eso la hace rápida desde un inicio, con pocas aglomeraciones y susceptible y asequible para batir alguna que otra marca personal.

Hacía frío… Mi hermana de nuevo voluntaria (le está cogiendo el gustillo), mi primo corriendo de nuevo y dos de sus amigos también. Se ha presentado la plataforma Trotting Experience, que nos ha dirigido en un pequeño calentamiento a los pobrecitos que estábamos ahí a puntito de congelarnos.

Salida sin cajones, pero con tan poca gente, hemos salido casi encima de línea de salida (apenas 20segundos después del pistoletazo).

Había visualizado y repasado mentalmente el circuito como una docena de veces. Dos grandes rectas (avenida del Puerto, 2,5km; paseo de la Alameda, 3 últimos km) y alguna otra algo más corta. Sabía cuándo iríamos en ligerísima pendiente ascendente y cuándo en ligerísima descendente. Tenía muy en mente que en la recta de meta tendría que cuidarme y sprintar más tarde que en la 10k Divina Pastora, para no morirme al final. No había jamonero esta vez, ni ninguna cuesta pronunciada o desnivel a tener en cuenta. Sólo algo que no podíamos controlar: el viento.

La intención era correrla, terminarla, intentar mantener el tiempo bajo de los 50minutos y durante el año, ir bajando algo esa marca, sin agobios, que hace tan sólo 3 semanas que fue la última 10k. Vamos, disfrutarla.

Empezamos y salimos al ritmo que se ha convertido en mi habitual en esta distancia en competición: 4:45-4:50. Algo fuerte para lo que había pensado, pero asequible durante todo el trayecto.

La prueba ha transcurrido bien, hasta el kilómetro 5 y medio… Se nos ha acabado la avenida del puerto y hemos virado a la derecha, suave descenso pero, y es un pero importante, viento en contra. Rachas fuertes, no como para tener que suspenderla como han hecho con un trail en Llombai, pero sí de esas de las que te frenan el ritmo, de las que te tienen luchando.

Menuda lucha, ha habido un punto, llegando al kilómetro 8, que pensaba que no llegaba. El ritmo en este tramo ha bajado a 5:10. Sólo quedaban 2 kilómetros y no me veía capaz de mantenerme bajo los 50, ni muchísimo menos llegar a terminarla. Me he dado cuenta que de uno de los amigos de mi primo, que ha ido a mi vera todo el recorrido, iba frenando por no dejarme atrás. Le he dicho que tirara, que el aire me estaba matando.

Sola ya, entre otros cientos de corredores, mi mente decía: “no vas a acabar, el aire te ha dejado KO, te va a dar un chungo antes de cruzar meta”. ¡¿¡Perdona?!? No, lo siento. Miro el reloj: tengo margen para acabar bajo 50minutos. Estoy a menos de un kilómetro 200 metros. ¿Me voy a rendir aquí? No, señores. A esta runner no la para el simple viento.

Salen fuerzas renovadas no sé de dónde, y cruzo el primer arco que me indica que la meta está cerca. Sí, si, pero no tanto como parece. Reservo fuerzas para los últimos 500 metros. Sigo adelante hasta que veo el punto en el que si sprinto, puedo llegar a meta cómodamente bajo los 50minutos. Y le apreto. Tengo esa manía, apretar en los últimos metros.

IMG_20150201_103640

Cruzo meta, me topo enseguida con el amigo de mi primo. Al final, sólo me ha sacado cerca del medio minuto.

Tiempo oficial: 50:03; tiempo real: 49:43. Apenas 7 segundos más que mi MMP (conseguida apenas hace 3 semanas).

[Actualización 02/02: Llegada a meta, cortesía de CorriendoVoy. Esta vez me han cazado bien cazada… http://www.corriendovoy.com/atletismo/122257/rexona-street-run-2015-valencia ]

Unas horas más tarde, publican clasificaciones oficiales, y todas las estadísticas posibles. Entre las mías he descubierto lo siguiente:

– 25 en la general femenina (422 mujeres han participado)

– 12 en la Senior femenina

– Mejor MMP en los primeros 5k

– Kilómetro más rápido (MMP) en 4:40

01.02.15_RexonaStreetRun

¿Qué más puedo decir? Estoy satisfecha con el trabajo realizado hoy. Muy satisfecha. Sin objetivo real, acabar con estas estadísticas, anima bastante y me hace pensar… Si no hubiera habido 3km en contra del viento, ¿habría batido mi MMP de hace 3 semanas y habría bajado de los 47minutos? No lo sabré… pero se descubrirá en la próxima 10k (que no sé cuál tengo programada). De nuevo, agradecer la labor de todos los voluntarios, de la organización y de la ciudad de Valencia. Se nota que somos la Ciudad del Running.

Así que, una buena Rexona Street Run y una buena mañana de diversión. Eso sí, el vendaval me ha dejado KO. El ataque alérgico de después espero cese al descansar esta noche…

¿Próxima carrera? En 4 semanas, la 15k Valencia abierta al mar… Toca prepararse para ella.

Anuncios

Volar en Valencia

Desperté con ganas de cruzar meta. La noche anterior había repasado mentalmente el recorrido como unas 20 veces, y los nervios no me dejaron descansar. Me pasa siempre antes de una carrera… y ¡¡vaya carrera!!

Correr en casa fue alucinante.

Alameda runner

Alameda runner

Como sabéis, no hace mucho que corro, digamos, en serio. Desde que lo hago, esta era mi 4ª 10k (la 3ª en los últimos 7meses), y la primera en la que había fijado un objetivo más allá de terminarla. Tenía que bajar de los 50minutos, y no había más. El plan era correr a mi ritmo ya habitual (5:07-5:10) los primeros 3km y apretarle después…

Con eso en mente, y muy pendiente de mi rodilla izquierda, llegué a la Alameda apenas consciente de aquello en lo que estaba a punto de participar. La 10k Divina Pastora de Valencia, muy conocida en la ciudad.

Llegué, y busqué mi cajón de salida, mientras me escribía con mi hermana (a quien había convencido de hacerse voluntaria para la prueba) y le preguntaba dónde tenía que estar. ¡Bingo! Le asignaron mi box, el verdecito, el de menos de 52′. Así que… fue un lujazo poder verla antes de la prueba:

IMG-20150111-WA0003

He de confesar que tengo un problema con eso de los cajones de salida… En esta prueba me desconcertaron los tiempos de corte… pero tenía claro lo que buscaba, así que me instalé al principio del cajón.

Empieza la prueba… play al Sr. Oldfield y arrancamos a trompicones… Dos pasos, paras, otros dos, vuelves a parar, te aplasta el de detrás… etc. Y eso que la salida en la Alameda era muy amplia. Por fin se pone en marcha de verdad y la diversión comienza.

Río abajo hasta las Artes y las Ciencias, pero antes de llegar allí, me agobiaba toda la ropa que llevaba… Estamos en invierno (si bien un invierno atípico) y llevaba mallas largas, camiseta tirantes y encima la Dry Fit de la carrera (pedazo camiseta), braga al cuello (mi garganta padece bastante) y guantes. Total, que sin parar y sin minorar apenas el ritmo que había cogido, me quito la Dry Fit y la ato a la cintura. Ahora sí, a seguir.

Km.3, l’Assut d’Or, de nuevo. Fue mi mayor miedo en la 15k Nocturna de junio, pero esta vez ha sido peor, lo subíamos por el lado de mayor pendiente. Una vez superado este escollo, de regreso por el otro lateral del Turia. Miraba el reloj, y veía ritmos 4:46; 4:51… No podía ser. Iba muy rápido y temía por mi rodilla, pero hasta el momento no se estaba dejando notar.

Pasamos los 5km. Veo el reloj y pienso “creo que he bajado marca en 5k”, y empiezo a hacer cálculos… Justito, justito voy a llegar a los 10.

Entramos hacia la Porta del Mar, saludamos y volvemos al cauce. Nos queda menos de la mitad, vamos que podemos…

Recorrido 10k DP Vlc 2015

Recorrido 10k DP Vlc 2015

Corría… y disfrutaba. Temperatura agradable y suave para el mes de enero, una ciudad que salió a la calle a animar, y una ciudad muy bella para correr por sus avenidas.

El último kilómetro y medio, lo sufrí… Había leído el análisis de Marta Esteban en que advertía de la interminable recta de meta. Cuánta razón, creía que no llegaría al arco nunca.

http://www.corriendovoy.com/atletismo/120457/10K-divina-pastora-valencia-2015

(en el segundo 19, una loca que cruza por la derecha de la imagen, c’est moi)

Crucé, paré el Garmin, y tuve que hacerme a un lado. Temblaba. Había acabado y el reloj me marcaba 49:39,6. No podía ser.

IMG_20150111_103612

¡¡Había volado!!

Necesitaba beber agua, estaba seca. Caminé hacia el avituallamiento buscando a mi voluntaria favorita… La encontré y le agradecí como nunca la isotónica que me daba. Estirar, y ver el ambiente.

¿Ambiente? No, ambientazo. Mucho club de atletismo, equipos de entrenamiento, clubs de todo tipo… Corredores conocidos, periodistas, corredores primerizos, atletas de renombre… La 10k Divina Pastora es una gran carrera, y los runners lo saben.

Ahora… Miles de gracias a la organización de la carrera, todo fue genial desde la feria del corredor el viernes, hasta la carrera del domingo. Miles de gracias también a los voluntarios que madrugaron el domingo para hacer posible esta carrera y por todo su trabajo realizado desde los boxes de salida, hasta los avituallamientos. Muchísimas gracias también a los 11mil y pico corredores que corrieron junto a mí el domingo. Y gracias a la ciudad, volvió a demostrar que el nombre con que la han bautizado (Ciudad del Running), le viene al pelo…

Ahora, ¿objetivo conseguido? ¡¡Objetivo conseguido!! Y muchas MMP 🙂 Récord personal por kilómetro, récord personal por milla, récord personal en 5k y, también, el récord en 10k que estaba buscando. Los datos oficiales (que me enviaron por mail, sms… genial 😉 ):

Clasificación

¿Qué mejor manera de empezar la temporada 2015? ¿Siguiente parada? Rexona Street Run, otros 10k por la ciudad.

 

Ah, y recuerda… El límite, lo pone tu mente.

15k Nocturna Valencia 2014

Simplemente… ¡¡guau!!BpmusCjIAAA7cIG.jpg large

 

Es la única palabra que puedo decir cuando me preguntan por la 15k. Fue una experiencia que repetiré seguro el año que viene. Os lo cuento ahora.

 

[Para empezar, una aclaración: Valencia no es llana. Es “casi” llana. Pero es sólo casi. No se nota apenas si vas en coche, pero cuando son tus piernas las que te llevan y encima lo hacen corriendo, se nota… ]

 

15 kilómetros, de noche y por la ciudad. 8.300 corredores. ¿Qué mayor descripción que la foto de ahí arriba? Impresionante.

 

Lo cierto es que, como sabéis si habéis pasado por mi Pre-15k , empecé el día ya nerviosita, tanto que salí a correr en plan tranqui por la mañana. Ya en la avenida del Puerto, la histeria era total. Mucha, muchísima gente. Gente muy puesta en eso del running, profesionales, aficionados (como yo), jóvenes, menos jóvenes… Todos a por el mismo objetivo: traspasar la meta tras 15 kilómetros.

 

El recorrido fue genial, si bien no recuerdo haber pasado por ciertos sitios, los metros iban sumando… Avenida del Puerto, Aragón, vuelta al río hasta las Torres y entrar en las arterias comerciales de la ciudad.

Desde el principio, y ya entrenando estas 8 semanas, sólo había un tramo del recorrido que me inspiraba mucho respeto: la subida a l‘Assut d’Or, puente en la zona de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, más conocido como el “Jamonero” (por su forma). Tiene una pendiente nada despreciable (si vas corriendo ya 12k largos)…

 

¿Lo mejor? El ambiente antes, durante y después. La organización, los voluntarios, los valencianos y visitantes que disfrutaban de la noche valenciana y salían a animar a miles de desconocidos. Entre los valencianos, fue un puntazo descubrir a un Runmate apostado junto a la estación del Norte.Y qué decir de haber separado a mi hermana de sus apuntes un rato para recibir un abrazo sudoroso de una loca corriendo (yo). Sólo gracias, fue lo que me impulsó en los últimos 5.

 

Hablemos de tiempos. Siendo sincera, hace dos meses no corría esta distancia (ni siquiera me planteaba volver a correr tantísimo), y tras las semanas de entrenamiento y viendo su transcurso, no esperaba ir por debajo de la hora y media, por eso de correr por un recorrido desconocido, en un horario fuera de lo habitual, por la climatología (Valencia en verano casi, bochorno y humedad).

Me preparé una playlist de 90 minutos (donde los últimos 7 eran The Bell, de Olfield). He de decir que no la oí empezar. Tiempo real 1:23:12 (5:30/km; últimos 5k a 5:20).

 

La salida fue lenta… Salí hacia la cola (4minutos largos después de la salida), iba con mi primo (el instigador de la locura) pero dijimos antes de empezar que cada uno con su música (él corre con la BSO de Los Miserables), a su ritmo y que nos veíamos en meta. Al ver que tras los primeros 2 me fatigaba a su ritmo, le dije adiós con la manita y le dejé atrás (al final le saqué casi 7min de diferencia, algo más de 1km).

La salida siempre es lenta. Mucho corredor y un espacio reducido hacen que al salir hacia atrás te cueste más encontrar tu ritmo de carrera. Una vez lo consigues, que nada ni nadie te pare.

Los 10k centrales fueron divertidos, los disfruté. Los prácticos que había puesto la organización me despistaron un poco… Pasé al de la hora y media y al rato al que iba a 6min/km (más lento). A pesar de esa confusión momentánea, fue una pasada recorrer la ciudad así.

Tras el “Jamonero”, y sobretodo en los últimos 500 metros me dio por acelerar. El ambiente de meta me hizo acelerar, jejeje. Cruzarla, desató la euforia, la hiperactividad.

 

 

En resumen, disfruté, repetiré experiencia, seguro. Y mi más sincera enhorabuena a todos aquellos que superamos el reto, que cruzamos la meta, con mejor o peor tiempo, pero todos superamos nuestras barreras. Todos nos superamos a nosotros mismos.

 

Pero correr una carrera así también te hace sentir. Antes, durante y después.

El antes está claro: mucho nervio. El después también: hiperactividad, superación, motivación. El durante, fue raro.

Durante… Pensé en muchas cosas, en por qué lo hacía, en qué vendría después, qué me aportaba… Pensé con quién me gustaría haber corrido de compañero. Me vino a la mente aquél con quién corrí los primeros 10 hacía justo dos años, le eché en falta…

 

Días después pienso en todos aquellos que se asombran al ver que corro habitualmente. Sí, señor@s, corro. Aunque no lo parezca. He corrido 15km en un tiempo nada despreciable para mis condiciones. Estoy orgullosa. Me he superado. Lo he conseguido.

 

 

 

¿Y ahora? Busco un nuevo objetivo, no puedo quedarme aquí. Me he enganchado al running. Tengo un par en mente, estoy trabajando en ellos. De momento, siguiente parada… ¿10k?