15 amargos kilómetros

La 15k Nocturna 2016 iba a ser la confirmación de la vuelta a la normalidad, pero ha sido un jarro de agua fría. Aunque igual no fue cosa de las lesiones de estos meses. Os cuento cómo llegamos al sábado noche y qué pasó en ella.

El antes

Todo empezaba en enero. ¡¡Apertura de inscripciones!! Y descuentazo por haber participado en las ediciones pasadas, así que, antes de todos estos meses de lesiones, me inscribí pensando que este año sí que sí bajaría de la barrera de los 70minutos (1:10:00). Además, ni corta ni perezosa, conseguí convencer a Nacho de inscribirse para correrla conmigo. Pensándolo bien, si él venía, yo no iba a batir marca, la hubiese corrido con él, pero…

Pasan los meses y todas las catástrofes posibles deportivamente hablando y Nacho ni siquiera entrena (iba a salir con él, pero los dos meses que estuve parada, le desanimaron). Al final, un mes antes, decidimos regalar el dorsal. Sí, regalarlo (sólo el dorsal). Se lo quedó mi entrenador, Rubén.

Por otro lado, al participar en la carrera me llamaron de la patrocinadora, Divina Pastora Seguro, y me vendieron la moto para asegurarme y con el seguro me regalaban una inscripción. Ale, otro dorsal regalado. Esta vez, a mi primo, como no. #MerinosPower.

Pero la fiesta del dorsal la sufrí los últimos tres días. Gente que le sobran, gente que te piden… Vamos, al final… Organicé la reventa de 5 dorsales y me encargue de su reparto. Un caos. Never ever, prometido.

Aparte de mi particular fiesta del dorsal, me pasé el día en reposo, tranquila y bebiendo mucho líquido (agua, no me penséis mal… 😛 ), cosa que para la hidratación (donde faileé en la Maratón) fue muy bien, pero para mi vejiga…bueno, digamos que el wc de casa lo pisé 6 veces antes de salir.

La carrera

¿Conocéis Valencia en junio? Calor, humedad… Vamos, muerte. Pues eso fue el pasado sábado. Yo creo que había una humedad del 120% y de temperatura unos 25º a las 22 de la noche, lo que significa empezar a sudar a cántaros antes de empezar a calentar siquiera.

Hora de encuentro: 21:10 con varios instarunneros. Juan, Gloria, Jaume, Kike, Chus, Tania, Anita, Berni… Fotito y al encuentro con el #SanusVitaeTeam. Andrea (de supporter), César (debutando en distancia), Elena, Susi, Bea, Gemma, Ángel, Javi Atienza, Víctor, Rubén, Joana, Samu, Inma, Alexis…  [Me dejo a alguien fijo O.o] Entre unos y otros, mi primo. Ole ahí, tocado de la rodilla y a disfrutar de la noche más chula de Valencia.

IMG_20160613_054606

Aquí, servidora, histérica. Nerviosa. Fotos de rigor y vuelo a mi cajón.

En él ¡sorpresita! Juan y Gloria justo delante, así que me acerco a ellos. Juan ya me sufrió mis nervios precarrera el año pasado.

22:00

13422248_901378563307861_4622280691622051822_o

Cada año la emoción al ver esta imagen es brutal. Y sentirlo desde dentro, más.

Salimos. Yo había hecho calculines. A cuanto empezar y demás, pero me equivoqué. Salir delante permitió empezar a un ritmo elevado desde el primer momento.

Eso que levanto la vista y me veo a los prácticos de 4:30 y me digo ¿tiro con ellos? Allá me fui. Creo que estuve con ellos prácticamente hasta el km. 5 o así. De hecho el reloj iba pitando 4:27/k; 4:28…. y yo flipando.

Segundo 5k bajo un poco, la humedad del ambiente me está matando y sólo quiero llegar a c/ Colón, ya habremos pasado el ecuador.

Y… empiezo a sufrir. No puedo respirar, la humedad del aire me ahoga. Corro. Me paro. Sigo. No es hidratación, lo sé. Ni me molesta el tobillo. Simplemente, me ahogo. Pulsaciones están ok, pero mi nariz dice que no.

Entrando en c/ Colón, una espalda que se para. “Ey!! que yo te conozco”. Le toco por detrás mientras paso corriendo y le hago una señal vamos, sígueme. Creo que también le grité. No era otro que Manu Guzmán, otro crack de @a5elk.

Yo, ¿sabes? Yo que iba que me moría le decía que me siguiera… Espero no me hiciera caso y siguiera de verdad.

Y así la historia sigue hasta el km 14. En el 12 me gritan “vaaamos Sandra!!” Era Anita, una SanusGirl que estaba animando en el cauce del río. ¿Los avituallamientos? Por encima de la cabeza. Incluido el powerade. Qué pegajoso :S

Km. 14 ¿tiempo? 1:10. ¡¡A la miércoles la MMP!! (ya lo sabía desde antes pero aún así… 😦 ) De la nada, me viene un chico corriendo (“ayys, esa cara la conozco de algo”) y me dice “¡¡vaaamos no te pares ahora!!” Era otro instarunner (bendita familia runner), @crespoolof.

En la última curva antes de la recta de meta, Nacho. Verle me da el último empujón y me marco (como de costumbre) una sprintada de 200m que alucinas.

Al final. 1:15:30 o así. Vamos… un asco.

Al cruzar meta, Jaume, Juan, Gloria, Joel… de una forma u otra todos habíamos acabado no muy contentos. Sensación de pérdida. Luego, saludo a Elías (xuferorunner) y a algunos más.

Sólo me apetecía una cosa. Un abrazo suyo y que me dijera “muy bien” a pesar de la caca de tiempo hecho.

Saliendo de la zona, veo al míster que se ha marcado un tiempazo.

Caminando pienso en mi cabeza “asco de tiempo, pero ¿y lo que he disfrutado?” Esto es así.

Postcarrera

Hablando con muchos… la sensación general es de haber perdido esta batalla. Sin embargo, he de dar la enhorabuena a los bestias de Víctor, Javi, Ángel, Vicente Villalba, César, Raquel… por haber conseguido su objetivo particular.

Unos días después puedo decir que carreras hay muchas, y a veces, las condiciones van en tu contra. Pero sé que puedo. Sé que un día bajaré de 1:10 los 15k.

Os dejo unas cuantas fotitos.

#LiveSanus #LiveRunEnjoy @SanusGirls

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Dando ese pasito más…

Han pasado dos semanas y todavía no sé qué contar del Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso 2015.

Me quedo con tantas historias… Las SanusGirls cumpliendo retos, los instarunneros y bloggers luchando por acabar la prueba… ¿Yo? Me divertí.

Elenita consiguió terminar el lío en el que la metimos el resto de Sanus (y el capi Perico la acompañó y ayudó a conseguirlo), Isa acabó su primer medio junto a su hermano, Juan hizo tiempazo a pesar de no saber cómo iba a salirle, Pepe y Patricia arrasaron su marca anterior de Moncada, Ximo abandonó y dijo “ya no corro nunca más”. También entre los compis que corren en mi horario tuvieron de todo, acabaron, se retiraron por lesión… vaya, que fue un espectáculo.

Ya sé que resumir una prueba con “me divertí” puede sonar algo raro… No se me ocurre nada mejor, la verdad, a pesar del tiempo que ha pasado.

Me olvidé de él hasta la tarde del sábado. Uys, al día siguiente tocaba tiradita larga, pero acompañada de otros 12mil corredores venidos de todas partes. Había llegado una de las fechas marcadas en el calendario desde el mes de febrero. El Medio Maratón  (MM) estaba aquí.

Me levanté temprano, como de costumbre, y desayuné como siempre que salgo a correr, con tiempo suficiente para hacer la digestión. Había dejado todo preparado la noche de antes, y teniendo la salida a 10 minutos de casa, pude apurar los horarios bastante. Habiendo quedado a las 8am con el equipo, los instarunneros y otros varios para la foto de rigor, yo estaba que me subía por las paredes. ¿Nerviosa? Noooo, parecía que me estuvieran dando descargas eléctricas. Eso sí, en cuanto me metí en el cajón el nerviosismo pasó a ser concentración.

Pistoletazo de salida, miles de corredores (más de 12.000) y una  avenida del puerto por delante a rebosar de gente. Arrancamos y lo hago alegremente, muy alegremente. Esta carrera la disfruté una barbaridad. Hay tramos del recorrido que tenía atragantados desde marzo, y que realmente no me gustan nada, pero esta vez fue diferente…

Volaba ligera, suave, sin apretar y el Garmin me iba marcando 4:30-4:40. La sensación de ir a ese ritmo y saber que podía aguantar seguramente toda la carrera a él me dio subidón. Al pasar casi en el k.10, delante de los tinglados del puerto, Pedro, Rubén y Joana animando: “Vas muy bien”.

Por la Alameda, a la altura del k.12 o así, por el carril de regreso el primero ya volaba hacia la meta. Llevaba unos 52minutos e iba pasando el k.18. Cómo vuela esta gente, es flipante verlos pasar.

A partir de ahí, la carrera se volvió más bonita si cabe. Íbamos directos al centro de la ciudad, y en el ayuntamiento nos esperaban un montón de personas. Bueno, digo en el ayuntamiento, pero en cada rincón, en cada calle, había gente animando…

Seguía a mi ritmo, feliz, hasta que pasado el k.17 algo dejó de ir bien. De repente, flato. A lo bestia, brutal. Del que no me había dado en carrera nunca. Mier-coles… Sufrí. Hubo casi 3kms de sufrimiento. De pensar en abandonar. De hasta aquí. Me paré, caminé unos metros… Los pinchazos en el abdomen eran insufribles. Desde aquí mil gracias a todos los que me “empujasteis” y animasteis a seguir hasta el final. Seguí corriendo, ¿el ritmo? 5:10-5:15 y me quería morir…

Los casi últimos dos kilómetros, volví al ritmo que había llevado durante todo el medio maratón. Por fin veía la meta. Crucé, reí, levanté la mano… ¿Tiempo? 1:41:53. Por poco no bajé de 1:40 (dichoso flato), aunque eso no era lo primordial el día del Medio.

  IMG_20151019_095026

No hay mucho más que decir. El Medio Maratón de Valencia estaba hecho, y en un mes exacto nos tocaba el retazo.

Ahora quedan apenas 13 días y cada día que pasa, quiero menos que llegue. Bueno, es un querer/no querer. Supongo me entendéis. Empezar a pensar si se puede, lo que podré controlar y lo que no… pero eso lo dejó para otro post.

La galería de esta carrera es horrible. Apenas fotos en carrera y las que me cazaron, bien feas… Allá van.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#LiveSanus

10k Solidaria Divina Pastora Burjassot

¿Sabes lo que es ir de paseo y que te toque la lotería? Pues algo así… MMP en 10k, 1ª categoría senior femenina, 7ª de la general femenina y 170ª de la general (de 1.056 que acabaron). ¿Que cómo? Te lo cuento…

Disfrutando :)

Disfrutando 🙂

Esto va de que Elena me escribe por whatsapp “nena, ¿te vienes a Burjassot? 10k, creo que voy sola”. Mi respuesta fue “¿para ir contigo o solo por acompañarte pero a mi ritmo?”. Me inscribí, pero sin saber si iría al suyo o al mío…

Se trataba de una carrera solidaria a favor de Avapace. Este tipo de carrera son las mejores. Se ve en el ambiente, se respira diferente.

A Burjassot nos fuimos. Como ya hice en la 15kNocturna, me apunté en un cajón de salida ambicioso: sub44. ¿Por qué? Porque el siguiente era sub50 y conociendo la dinámica y los cajones… prefiero salir un poco delante de mi tiempo, y no tener que quemarme adelantando hasta coger mi ritmo. Esto me funciona bastante bien en distancias cortas. Empiezo a buen ritmo, luego estabilizo y aprieto al final. Para la maratón, la estrategia tendrá que ser diferente.

Empecé a saco, entre 4:17 y 4:25 por km. No sé dónde iba… Si yo iba a testear en distancia corta, que las últimas competiciones habían sido de 15k. Además, en Burjassot hay cuestecitas… Vaya manía-afición tengo con las cuestas… 😛

No conozco demasiado el pueblo (sólo había ido una vez), pero recuerdo ir corriendo y disfrutar del casco antiguo peatonalizado, ver a la gente en la calle animando, desde las ventanas y balcones… Disfruté. Y mucho.

Cuando crucé meta, en 45:56, un par de corredores con los que había corriedo a la par me dijeron “¿cómo has quedado al final? No iban muchas mujeres por delante…”. Así que hice algo que no suelo hacer. Me esperé a que sacaran las clasificaciones. Y ahí me veis a mí, contando mujeres entre tanto hombre… Parecía que de mi categoría no había nadie por delante, pero no era posible. No podía ser verdad… Que sacaran la clasificación por categorías y ya veríamos:

Clasificación Femenina

Clasificación Femenina

Visto lo visto, tocaba esperarse a recoger el trofeo. ¡Primer trofeo! ¿Estamos locos o qué?

En realidad, el trofeo es lo menos importante de todo. Lo mejor es haber superado de nuevo un reto, batido un tiempo, corrido de forma solidaria, compartir esfuerzo por tantos que no pueden hacerlo, correr pensando en mis abuelos…

Sin embargo, no hay que olvidar dónde estamos. Cuál es el objetivo último. Cuál es el reto del año. Esto sube la moral, pero sólo para seguir trabajando duro.

Desde aquí doy de nuevo las gracias a mi entrenador, Rubén Gadea. Ha creado en 6 meses un pequeño monstruito que corre 😛 A pesar de llevarme mal con las series largas, de ir reajustando a mi bola alguna semana… El trabajo que está haciendo conmigo está dando resultados. Gracias míster.

¿Y qué decirle al capi? Perico, eres un compi de entrenamiento brutal. Gracias por esa confianza que me das, por creer en mí, por los consejos y por todo. Gran persona, amigo, corredor… Corazón enorme de un grande.

¡¡¡Elena!!! ¡Esta victoria es tan tuya como mía! Gracias compañera, por liarme, por hacerme acompañarte y dejarme ir a mi bola, por el repotaje fotográfico… jejeje 😉 Recuerda que en la media volvemos a compartir kms.

También darle las gracias a Juan. Confió en mí y me dio la responsabilidad de compartir esfuerzo por VHL en Burjassot. Y mira 😛

En fin… a todos los que habéis dado la enhorabuena, los ánimos, todo… gracias. Seguimos hacia el objetivo 🙂

#LiveSanus

El pase de diapositivas requiere JavaScript.