Dando ese pasito más…

Han pasado dos semanas y todavía no sé qué contar del Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso 2015.

Me quedo con tantas historias… Las SanusGirls cumpliendo retos, los instarunneros y bloggers luchando por acabar la prueba… ¿Yo? Me divertí.

Elenita consiguió terminar el lío en el que la metimos el resto de Sanus (y el capi Perico la acompañó y ayudó a conseguirlo), Isa acabó su primer medio junto a su hermano, Juan hizo tiempazo a pesar de no saber cómo iba a salirle, Pepe y Patricia arrasaron su marca anterior de Moncada, Ximo abandonó y dijo “ya no corro nunca más”. También entre los compis que corren en mi horario tuvieron de todo, acabaron, se retiraron por lesión… vaya, que fue un espectáculo.

Ya sé que resumir una prueba con “me divertí” puede sonar algo raro… No se me ocurre nada mejor, la verdad, a pesar del tiempo que ha pasado.

Me olvidé de él hasta la tarde del sábado. Uys, al día siguiente tocaba tiradita larga, pero acompañada de otros 12mil corredores venidos de todas partes. Había llegado una de las fechas marcadas en el calendario desde el mes de febrero. El Medio Maratón  (MM) estaba aquí.

Me levanté temprano, como de costumbre, y desayuné como siempre que salgo a correr, con tiempo suficiente para hacer la digestión. Había dejado todo preparado la noche de antes, y teniendo la salida a 10 minutos de casa, pude apurar los horarios bastante. Habiendo quedado a las 8am con el equipo, los instarunneros y otros varios para la foto de rigor, yo estaba que me subía por las paredes. ¿Nerviosa? Noooo, parecía que me estuvieran dando descargas eléctricas. Eso sí, en cuanto me metí en el cajón el nerviosismo pasó a ser concentración.

Pistoletazo de salida, miles de corredores (más de 12.000) y una  avenida del puerto por delante a rebosar de gente. Arrancamos y lo hago alegremente, muy alegremente. Esta carrera la disfruté una barbaridad. Hay tramos del recorrido que tenía atragantados desde marzo, y que realmente no me gustan nada, pero esta vez fue diferente…

Volaba ligera, suave, sin apretar y el Garmin me iba marcando 4:30-4:40. La sensación de ir a ese ritmo y saber que podía aguantar seguramente toda la carrera a él me dio subidón. Al pasar casi en el k.10, delante de los tinglados del puerto, Pedro, Rubén y Joana animando: “Vas muy bien”.

Por la Alameda, a la altura del k.12 o así, por el carril de regreso el primero ya volaba hacia la meta. Llevaba unos 52minutos e iba pasando el k.18. Cómo vuela esta gente, es flipante verlos pasar.

A partir de ahí, la carrera se volvió más bonita si cabe. Íbamos directos al centro de la ciudad, y en el ayuntamiento nos esperaban un montón de personas. Bueno, digo en el ayuntamiento, pero en cada rincón, en cada calle, había gente animando…

Seguía a mi ritmo, feliz, hasta que pasado el k.17 algo dejó de ir bien. De repente, flato. A lo bestia, brutal. Del que no me había dado en carrera nunca. Mier-coles… Sufrí. Hubo casi 3kms de sufrimiento. De pensar en abandonar. De hasta aquí. Me paré, caminé unos metros… Los pinchazos en el abdomen eran insufribles. Desde aquí mil gracias a todos los que me “empujasteis” y animasteis a seguir hasta el final. Seguí corriendo, ¿el ritmo? 5:10-5:15 y me quería morir…

Los casi últimos dos kilómetros, volví al ritmo que había llevado durante todo el medio maratón. Por fin veía la meta. Crucé, reí, levanté la mano… ¿Tiempo? 1:41:53. Por poco no bajé de 1:40 (dichoso flato), aunque eso no era lo primordial el día del Medio.

  IMG_20151019_095026

No hay mucho más que decir. El Medio Maratón de Valencia estaba hecho, y en un mes exacto nos tocaba el retazo.

Ahora quedan apenas 13 días y cada día que pasa, quiero menos que llegue. Bueno, es un querer/no querer. Supongo me entendéis. Empezar a pensar si se puede, lo que podré controlar y lo que no… pero eso lo dejó para otro post.

La galería de esta carrera es horrible. Apenas fotos en carrera y las que me cazaron, bien feas… Allá van.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#LiveSanus

Anuncios

Sanus Girls frente al medio maratón

La semana pasada recibo un mail del míster.

Asunto: Sanus Girls.

Pienso “mmm” 🙂

Rubén nos proponía a Elena, Isa, Eli y a mí de escribir un pequeño post para publicar en el blog de Sanus Vitae, contando un poco nuestra experiencia con el Medio Maratón, por qué vamos a correrlo, etc… Nos pareció una idea muy chula, así que durante toda la semana han ido publicándose los artículos.

De esta manera, hemos conocido un poquito más a las #SanusGirls.

Mi historia empieza así:

“Las ganas del medio maratón empezaron en junio de 2014, tras finalizar la 15k Nocturna de Valencia. Al día siguiente, busqué la fecha del medio de la ciudad. Si había podido con 15 quilómetros, ¿no iba a poder con 21? Pero me llevé una desilusión, no iba a poder correrlo, tenía una boda ineludible el día de antes. Así que aplacé mi aventura con los 21k para un año después…”

Podéis encontrar el post completo aquí.

Y las historias de Elena, Isa y Eli también. Las #SanusGirls somos un equipo y vamos a por todas.

Ahora sí que sí. 2 días y a volar.

#LiveSanus

XX Medio Maratón Albacete

Esto es el resumen de cómo, a veces y a pesar de las circunstancias, una consigue cosas sin proponérselo =)

Os pongo en situación: el mes de mayo acabó a tope (estoy escribiendo post sobre ello), y junio venía cargado con pruebas: un medio, un 15 y un 10k, en ese orden, de más a menos.

Pues esta primera semana de junio, con el medio de Albacete el fin de semana, la rodilla izquierda se ha quejado. Ha dicho “estoy aquí y tienes que cuidarme, que últimamente te has pasado”. Así que, reposo y visita al fisio, no vaya a ser que la liemos.

Con una semana de entreno mínimo y no muy allá, y en Albacete desde el viernes noche, decidimos estirar piernas 5km (y de paso probar la rodilla). Sensaciones raras, pero…se va a intentar, sin forzar.

Y así llega el domingo. Previsiones de calor a tope, calor seco por cierto, y con cero ganas de correr. Con miedo por la rodilla y algo de frustración, ya que voy a correr un medio a medio gas.

Llegamos a la zona de salida, y al intentar trotar durante el calentamiento, la pierna no responde. La rodilla no sabe funcionar. Me preocupo más si cabe y en mi cabeza la conciencia me dice “¿vas a arriesgarte a correr así? No tomes la salida”. Pero no es una opción, aunque mejor que retirarse a mitad sí es… No sé, que empiece y probamos.

Pistoletazo de salida, nunca mejor dicho, y al lío. El medio de Albacete consta de 3 vueltas diferentes a un circuito por la ciudad. Interesante, ya que en la primera -de 2k- te quitas a gente y consigues coger tu ritmo.

recorrido_small

Dicho todo esto, mi medio maratón ha sido así:

Empezando no muy fuerte, para ver si funcionaba mi querida rodilla, y dando la vuelta al Parque de Abelardo Sánchez hemos pasado los primeros 2km. José iba delante, como a 20metros. Le he dicho antes de empezar que no me esperara (me ha respondido que no le esperara yo a él). Esa distancia entre ambos se ha ido agrandando, poco a poco hasta unos 100m. Le veía por detrás en todo momento.

La segunda vuelta, algo más larga (desde el 2 hasta el 8 y pico), no ha ido mal. El sol empezaba a apretar, pero teníamos avituallamiento cada pocos kilómetros y se intercalaba con avituallamiento de refresco: esponjas empapadas. No recuerdo mucho de la vuelta, la verdad.
Bueno, dos cosas. Una, que me he quedado sin batería en el ipod desde el km 3,5 y se me ha venido el mundo a los pies… Mi mente es mi peor enemiga corriendo, y si no la distraigo con música en una carrera así, me gana. Recordad, o cogéis el cargador o no os fundís la batería en el camino de ida en tren. Eso, o no oía la canción, me he hecho un lío con los botones, y no escuchaba nada. Vamos, sin música en 18km.
Lo segundo, que a pesar de la punzada en la parte interna de la rodilla, he podido mantener un ritmo bastante estable, sin forzar, de 5min/km.

En la tercera vuelta, la más larga y con una pequeña cuesta, el calor era insoportable, aunque Jose diga que no ha notado tanto calor. Me he dado cuenta de que iba metida en un grupete casi, metros arriba, metros abajo.
Además, en esta vuelta, pasado el km10 y justo tras el segundo paso por la estación, me he puesto a la par de José (que casi lo mato de un susto al tocarle por detrás). Iba ligeramente más lento que yo, así que… Le he pasado, también porque me ha animado a hacerlo.

Y ha pasado algo curioso. Iba corriendo, y tras un puesto de esponjas, veo por detrás a una chica rubia, alta, superconjuntada, con estilazo y pienso “parece la Runner Alicantina del IG”. Así que, ni corta ni perezosa le he dado una voz “¿eres Runner Alicantina?”. Se gira, sonríe y dice que sí. Nos deseamos suerte y la paso.

Íbamos cerca de km 14 y nos quedaba un buen ratito de sol, pasando por la estación de bomberos, los apagafuegos se lo han currado y nos han preparado una manguera-ducha. Han visto mi cara de felicidad mientras pasaba al lado. Si la hubieran inmortalizado, seguro era digna de ver.

Llegados a este punto, puntualizaré algo. Iba duchándome en cada avituallamiento y puesto de esponjas. Lo necesitaba. Pero en el último, a menos de un km pars el final, se me ha ido de las manos. He cogido dos esponjas y me he duchado casi literalmente. He sido miss camiseta y short mojado del medio maratón de Albacete 2015. Vaya tela.

Vuelvo a la carrera y os cuento el final. Final de escándalo, inconcebible a las 7am de hoy y alucinante. La última subida al Parque de Abelardo ha dolido mucho. La peor de las tres. Iba por 1:41:55 aprox y quedaba nada. No podía pararme ahora. Si paraba, moría.

Miraba el pulsómetro y me decía que no podía ser. Que qué locura estaba haciendo. Los últimos 500 metros, he pegado una sprintada de las mías y he bajado a meta volando (para llevar la rodilla a cuestas).

Meta: 1:45:32 ha marcado el pulsómetro. En la meta 1:46:10, ese margen de 30segundos entre pistolezo y mi salida real. Vamos, que sí o sí me he marcado MMP sin quererlo ni beberlo, sin forzar máquina y pensando que quizá el 18/octubre pueda conseguir un tiempazo (es llana, a 0m sobre el nivel del mar y estoy en casa y espero a muchos animándome).

¿Cómo he cruzado meta? Con los dedos en alto, mirando al cielo. Mirando a Dios. Si esto de hoy ha sido posible, en parte, es porque Él lo ha permitido. Y pensando en mis abuelas y mi abuelo. A ellos les dedico el esfuerzo de hoy.

¿Curiosidades? Varias… Ha habido vecinos y bares dando avituallamiento alternativo (vinito, fruta, jamón de cebo cortado en el momento). He tomado dos trocines de sandía y ya, o podía echar la pota.
Al no llevar música, me he decidido por cantar. Y en unos kilómetros, por orar. Sí, orar, hablar con Dios. Ha sido algo interesante.
También decir que me ha sorprendido la cantidad de valencianos corriendo en Albacete. Gente de clubs de Moncada, Godella, que corrieron en Massamagrell… Muchos, no sé. Yo como corro de “incógnito”, no saben de dónde soy jeje.
Una cosa más, he cruzado meta y he empezado a partirme de risa. Sí, de risa. ¿Por qué? No lo sé bien… O por el tiempazo a pesar de todo, o por haberlas acabado o vete tú a saber, pero el resto de runners me miraban raro.
Mención especial para ese corredor que ha llegado casi en el cierre. 82 añazos y corriendo un medio maratón. Olé tú. Hay gente muy grande en este mundo.

Bueno, como me estoy enrollando mil, voy a terminar con la lista de agradecimientos por el trabajo y tiempo conseguidos hoy.

Gracias a Dios por dejarme correr por Él también.
Gracias a Jose por aguantar mis quejas rodilliles. Al final, sólo le he sacado 2min 😉
Gracias a la organización, patrocinadores, voluntarios. Montar un evento deportivo así, de calidad, desde el principio es difícil, y lo han conseguido y muy bien de hecho.
Gracias a Rubén, mi entrenador, Pedro, el “capitán, y a todo el equipo y compañeros del Sanus Vitae team. El trabajo, y los ánimos que dan se notan.

Gracias a Lidia, mi fisio de Fisio Fenix, que me dio confianza para correr este medio, y me dejó con unas bonitas tiras de kinesis que han hecho que alguno creyera que iba de postureo…
A mi familia, porque aunque no entiendan bien permiten estas locuras de runner.

Y creo que ya está todo. Me he lo pasado en grande al final. Esta distancia es divertida.

#LiveSanus

*Escrito en el tren de vuelta a casa, actualizaré con tiempos oficiales/reales y alguna foto