Dando ese pasito más…

Han pasado dos semanas y todavía no sé qué contar del Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso 2015.

Me quedo con tantas historias… Las SanusGirls cumpliendo retos, los instarunneros y bloggers luchando por acabar la prueba… ¿Yo? Me divertí.

Elenita consiguió terminar el lío en el que la metimos el resto de Sanus (y el capi Perico la acompañó y ayudó a conseguirlo), Isa acabó su primer medio junto a su hermano, Juan hizo tiempazo a pesar de no saber cómo iba a salirle, Pepe y Patricia arrasaron su marca anterior de Moncada, Ximo abandonó y dijo «ya no corro nunca más». También entre los compis que corren en mi horario tuvieron de todo, acabaron, se retiraron por lesión… vaya, que fue un espectáculo.

Ya sé que resumir una prueba con «me divertí» puede sonar algo raro… No se me ocurre nada mejor, la verdad, a pesar del tiempo que ha pasado.

Me olvidé de él hasta la tarde del sábado. Uys, al día siguiente tocaba tiradita larga, pero acompañada de otros 12mil corredores venidos de todas partes. Había llegado una de las fechas marcadas en el calendario desde el mes de febrero. El Medio Maratón  (MM) estaba aquí.

Me levanté temprano, como de costumbre, y desayuné como siempre que salgo a correr, con tiempo suficiente para hacer la digestión. Había dejado todo preparado la noche de antes, y teniendo la salida a 10 minutos de casa, pude apurar los horarios bastante. Habiendo quedado a las 8am con el equipo, los instarunneros y otros varios para la foto de rigor, yo estaba que me subía por las paredes. ¿Nerviosa? Noooo, parecía que me estuvieran dando descargas eléctricas. Eso sí, en cuanto me metí en el cajón el nerviosismo pasó a ser concentración.

Pistoletazo de salida, miles de corredores (más de 12.000) y una  avenida del puerto por delante a rebosar de gente. Arrancamos y lo hago alegremente, muy alegremente. Esta carrera la disfruté una barbaridad. Hay tramos del recorrido que tenía atragantados desde marzo, y que realmente no me gustan nada, pero esta vez fue diferente…

Volaba ligera, suave, sin apretar y el Garmin me iba marcando 4:30-4:40. La sensación de ir a ese ritmo y saber que podía aguantar seguramente toda la carrera a él me dio subidón. Al pasar casi en el k.10, delante de los tinglados del puerto, Pedro, Rubén y Joana animando: «Vas muy bien».

Por la Alameda, a la altura del k.12 o así, por el carril de regreso el primero ya volaba hacia la meta. Llevaba unos 52minutos e iba pasando el k.18. Cómo vuela esta gente, es flipante verlos pasar.

A partir de ahí, la carrera se volvió más bonita si cabe. Íbamos directos al centro de la ciudad, y en el ayuntamiento nos esperaban un montón de personas. Bueno, digo en el ayuntamiento, pero en cada rincón, en cada calle, había gente animando…

Seguía a mi ritmo, feliz, hasta que pasado el k.17 algo dejó de ir bien. De repente, flato. A lo bestia, brutal. Del que no me había dado en carrera nunca. Mier-coles… Sufrí. Hubo casi 3kms de sufrimiento. De pensar en abandonar. De hasta aquí. Me paré, caminé unos metros… Los pinchazos en el abdomen eran insufribles. Desde aquí mil gracias a todos los que me «empujasteis» y animasteis a seguir hasta el final. Seguí corriendo, ¿el ritmo? 5:10-5:15 y me quería morir…

Los casi últimos dos kilómetros, volví al ritmo que había llevado durante todo el medio maratón. Por fin veía la meta. Crucé, reí, levanté la mano… ¿Tiempo? 1:41:53. Por poco no bajé de 1:40 (dichoso flato), aunque eso no era lo primordial el día del Medio.

  IMG_20151019_095026

No hay mucho más que decir. El Medio Maratón de Valencia estaba hecho, y en un mes exacto nos tocaba el retazo.

Ahora quedan apenas 13 días y cada día que pasa, quiero menos que llegue. Bueno, es un querer/no querer. Supongo me entendéis. Empezar a pensar si se puede, lo que podré controlar y lo que no… pero eso lo dejó para otro post.

La galería de esta carrera es horrible. Apenas fotos en carrera y las que me cazaron, bien feas… Allá van.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#LiveSanus

Anuncio publicitario

Sanus Girls frente al medio maratón

La semana pasada recibo un mail del míster.

Asunto: Sanus Girls.

Pienso «mmm» 🙂

Rubén nos proponía a Elena, Isa, Eli y a mí de escribir un pequeño post para publicar en el blog de Sanus Vitae, contando un poco nuestra experiencia con el Medio Maratón, por qué vamos a correrlo, etc… Nos pareció una idea muy chula, así que durante toda la semana han ido publicándose los artículos.

De esta manera, hemos conocido un poquito más a las #SanusGirls.

Mi historia empieza así:

«Las ganas del medio maratón empezaron en junio de 2014, tras finalizar la 15k Nocturna de Valencia. Al día siguiente, busqué la fecha del medio de la ciudad. Si había podido con 15 quilómetros, ¿no iba a poder con 21? Pero me llevé una desilusión, no iba a poder correrlo, tenía una boda ineludible el día de antes. Así que aplacé mi aventura con los 21k para un año después…»

Podéis encontrar el post completo aquí.

Y las historias de Elena, Isa y Eli también. Las #SanusGirls somos un equipo y vamos a por todas.

Ahora sí que sí. 2 días y a volar.

#LiveSanus

Septiembre camino al Maratón

9 semanas no son nada y son un mundo. Es curioso cómo, en función de lo que nos espere, el tiempo pasa más rápido o más lento. Sí, es una perogrullada (el tiempo no cambia de ritmo) pero seguro que habéis tenido esa sensación más de una vez.

Hace un par de semanas que llevo queriendo escribir y que por falta de tiempo (esas vueltas a las rutinas se notan) no he hecho. Así que nos plantamos casi a mitad de octubre, con el medio de Valencia pisándonos los talones y a poco más de un mes para el gran reto, el maratón.

Durante las semanas de verano, lo entrenamientos fueron bien. Estuvieron más centrados por mi parte en coger ritmos, velocidad, soltura al correr… Ahora bien, con la llegada de septiembre tocaba empezar a entrenar con cabeza y corazón.

Precisamente, a eso me he dedicado. A cuidar y vigilar las pulsaciones. Yo, enemiga número uno del pulsómetro, lo he convertido en inseparable. Objetivo: cuidar de la patata y dejar de parecer un caballo desbocado llevando ritmo de tractorcito. Y, ojo, no me meto con los ritmos que al final cada uno puede más o menos. Es simplemente dar un salto cualitativo en los entrenamientos, y poco a poco lo voy consiguiendo. Esto ha hecho que el ritmo medio del mes haya aumentado ligeramente, sobretodo por las tiradas largas.

Resumen mensual

Resumen mensual

Con apenas pocas semanas por delante para enfrentarnos al Maratón de Valencia, los entrenamientos se han vuelto más, digamos, agresivos. Días de series de varios miles, días con tiradas medias (hasta 15-16k), y las famosas tiradas largas (TL, en adelante).

Comentando con Rubén y Pedro (entrenador y capi, respectivamente) cómo plantear las TL, y cuántos kms hacer, me hicieron ver que no es cuestión de hacer muchos kms (hay planes que meten TL de hasta 36k), sino de hacerlos bien. Cuando digo bien es teniendo control de pulsaciones, manteniendo ritmos, etc… Acordamos no pasar de los 30k. Pero mejor dedico otra entrada a las TL y cuánto disfruté el otro día la más larga hasta la fecha 😉 .

Volvamos al maratón… Se acerca, se huele en el ambiente. Se nota el modo maratón cuando salgo a entrenar. También que el medio está ya ahí, a tan sólo 10 días. Hablando del medio de la semana que viene…  la semana pasada me di cuenta quela lié al inscribirme, como de costumbre, y lo hice en el cajón sub 1:40. ¿En qué estaría pensando? Calculo que rondaré entre 1:40-1:45, pero bajar de ahí… ni en broma.

En cuanto al maratón… la gente, compañeros de equipo y de hobby, me preguntan cuánto voy a hacer en el maratón. En ritmos, tiempos., etc. La respuesta es siempre la misma: «no tengo ni idea, el objetivo es completarlo». Pero ahora que se acerca ya le he preguntado al míster por la estrategia de carrera. ¿Cómo planteamos una TL de 42.195 metros? Después del medio, toca hablar de ello.

 

¡¡Por cierto!! ¡¡Casi lo olvido!! Os tengo que presentar a mis nuevas amigas corredoras. Sólo os dejo un nombre… Mizuno. Cambio de marca y de registro. Post en camino 😉

 

#LiveSanus