Septiembre camino al Maratón

9 semanas no son nada y son un mundo. Es curioso cómo, en función de lo que nos espere, el tiempo pasa más rápido o más lento. Sí, es una perogrullada (el tiempo no cambia de ritmo) pero seguro que habéis tenido esa sensación más de una vez.

Hace un par de semanas que llevo queriendo escribir y que por falta de tiempo (esas vueltas a las rutinas se notan) no he hecho. Así que nos plantamos casi a mitad de octubre, con el medio de Valencia pisándonos los talones y a poco más de un mes para el gran reto, el maratón.

Durante las semanas de verano, lo entrenamientos fueron bien. Estuvieron más centrados por mi parte en coger ritmos, velocidad, soltura al correr… Ahora bien, con la llegada de septiembre tocaba empezar a entrenar con cabeza y corazón.

Precisamente, a eso me he dedicado. A cuidar y vigilar las pulsaciones. Yo, enemiga número uno del pulsómetro, lo he convertido en inseparable. Objetivo: cuidar de la patata y dejar de parecer un caballo desbocado llevando ritmo de tractorcito. Y, ojo, no me meto con los ritmos que al final cada uno puede más o menos. Es simplemente dar un salto cualitativo en los entrenamientos, y poco a poco lo voy consiguiendo. Esto ha hecho que el ritmo medio del mes haya aumentado ligeramente, sobretodo por las tiradas largas.

Resumen mensual

Resumen mensual

Con apenas pocas semanas por delante para enfrentarnos al Maratón de Valencia, los entrenamientos se han vuelto más, digamos, agresivos. Días de series de varios miles, días con tiradas medias (hasta 15-16k), y las famosas tiradas largas (TL, en adelante).

Comentando con Rubén y Pedro (entrenador y capi, respectivamente) cómo plantear las TL, y cuántos kms hacer, me hicieron ver que no es cuestión de hacer muchos kms (hay planes que meten TL de hasta 36k), sino de hacerlos bien. Cuando digo bien es teniendo control de pulsaciones, manteniendo ritmos, etc… Acordamos no pasar de los 30k. Pero mejor dedico otra entrada a las TL y cuánto disfruté el otro día la más larga hasta la fecha 😉 .

Volvamos al maratón… Se acerca, se huele en el ambiente. Se nota el modo maratón cuando salgo a entrenar. También que el medio está ya ahí, a tan sólo 10 días. Hablando del medio de la semana que viene…  la semana pasada me di cuenta quela lié al inscribirme, como de costumbre, y lo hice en el cajón sub 1:40. ¿En qué estaría pensando? Calculo que rondaré entre 1:40-1:45, pero bajar de ahí… ni en broma.

En cuanto al maratón… la gente, compañeros de equipo y de hobby, me preguntan cuánto voy a hacer en el maratón. En ritmos, tiempos., etc. La respuesta es siempre la misma: “no tengo ni idea, el objetivo es completarlo”. Pero ahora que se acerca ya le he preguntado al míster por la estrategia de carrera. ¿Cómo planteamos una TL de 42.195 metros? Después del medio, toca hablar de ello.

 

¡¡Por cierto!! ¡¡Casi lo olvido!! Os tengo que presentar a mis nuevas amigas corredoras. Sólo os dejo un nombre… Mizuno. Cambio de marca y de registro. Post en camino 😉

 

#LiveSanus

Anuncios

Nadie se escapa: post escatológico

Hoy hablamos de la necesidad profunda y apremiante de encontrar un baño -como si te fuera la vida en ello- mientras corres.

Voy a confesar algo: ya me ha pasado a mí (como a otros tantos). Pero lo he salvado bien 🙂

Normalmente, o salgo a entrenar con esta parte superada, o necesito pasar por el lavabo justo al volver. Mido bien qué he comido y cuánto tiempo antes de salir para evitar estos pequeños sustos fisiológicos. Pero durante el último entrenamiento, la necesidad me llegó estando a 3kms de casa. 3kms no son nada, 15 minutillos… ilusa.

¿Qué hacer? ¿Qué he hecho? Pensar, rápido y con calma. Mientras corría. Y mientras la sensación de “baño, ven a mí” era cada vez mayor.

Lo bueno de correr por una zona conocida es que sabes qué hay en cada punto del recorrido. Hoy tuve suerte. Delante de mí tenía, en orden de aparición, los siguientes elementos: estación de autobuses, y tres centros comerciales. Todo esto repartido en dos kilómetros de distancia.

Por cercanía, y horario, al final ha sido la estación de autobús la que me ha salvado del apretón, digo del aprieto xD. He salido de la estación partiéndome de risa, pero como si nada. Le he dado a “reanudar” el Garmin, y a correr (cruzando mal la calle y bajando al cauce fresca como una rosa). Me ha venido a la mente esta entrada de Cristina Mitre en su blog para Women’s Health.

Bromas aparte, he de decir que era mi miedo para la semana pasada en Moncada, y lo es en cada carrera. He leído bastante y sé que es normal, y que hasta a los grandes atletas les pasa. Pero no esperaba tener que luchar con esa necesidad en un entrenamiento rutinario. Aunque bueno, mejor hoy y no en carrera. Aunque siempre regulo bien el tiempo de digestión entre la última comida (o el desayuno) y la salida a correr, iré probando con el omeprazol…

Al final, el entrenamiento no se ha quedado nada mal: 8,54 kms a 4:46 (tiempo total 40:26). Pensaba no iba a hacer buen ritmo, pues ayer salí también [he agrupado los entrenamientos de jueves y sábado en sábado y domingo].

Ha sido un buen finde runner. Veo progresos, y mola.

#SumaySigue #LiveSanus #ObjetivoMaratón

 

Reyes despistados

Más que Reyes despistados, aquí la señorita Mari Despistes.

Un consejo: nunca (nunca) olvides tus llaves… No importa que sea día festivo, que haya gente en casa. Nunca sabes qué puede ocurrir en 83 minutos.

Eso que te levantas con las ganas que te faltaron hace tres días cuando te tocaba esa tirada larga. Así que, había que aprovechar la mañana del día de Reyes (ya que por casa no pasan) y salir a disfrutar.

Porque la tirada de hoy era larga, pero el objetivo era disfrutarla al máximo. Así que, para hacerlo, decides salir sin nada extra. Simplemente tu Garmin Forerunner 10, tu mp3 con la 9ª de Beethoven y con ganas de disfrutar del cauce del río.

Y corres largo como hace meses que no hacías… 15 km y unos pocos metros, ritmo suave (media de 5:31).

IMG_20150106_151627

He disfrutado mucho. El solecito invernal, el cauce lleno de runners, he visto el avance de las obras del carril runner que están haciendo en el río… La rodilla apenas ha molestado, cosa buena, así que la jornada ha sido muy gratificante. Al regresar a Cabecera, estiras bien y vuelves a casa.

Encuentras el portal abierto (unos vecinos salían), así que subes directamente… Llamas al timbre.

[recuerdo en este punto que no habías cogido nada extra, en esta categoría entran las llaves y el móvil]

No answer. Qué raro… Sigues probando durante 20minutos… Es raro, raro.

Bajas al portal y llega tu vecina… “Uy ¿qué haces aquí?” Le explicas y te invita a un cortado y una llamada. Resulta que han salido y van a tardar como hora y media en volver. Ge- nial.

Tu vecina iba a irse a caminar (ella no corre, hace speed walking) así que, te vas con ella, y aprovecháis para poneros al día… 1hora y 10 minutos más, algo más de 8 kilómetros.

Así las cosas… Te has pasado la mañana del día de Reyes por ahí.

¿Hay alguna forma mejor de acabar las vacaciones navideñas? =) Hoy iba de tranquis, en 5 días tengo la 10k Divina Pastora.

Tómate la vida con humor, aprovecha cada oportunidad, o cada día que parezca torcido.

 

Corre…