2017 será mejor

Eso espero al menos en el ámbito deportivo, porque en el personal 2016 no ha sido nada malo 😉

Muchos os preguntaréis dónde estoy. Por qué no escribo. Os lo digo. No he escrito en mucho tiempo porque si este blog se llama “Sintiendo el running” es por algo que llevo tiempo sin sentir.

Llevo unos meses de correr sin disfrutar, con esa sensación de “obligación” que no debería darse si el running para mí es algo que me ayuda a desconectar, a disfrutar, a sentirme libre… Os digo más, hace tiempo que no sonrío al correr.

Es cierto que ha sido un año de muchos cambios. Cambio en el trabajo (con muchos viajes de ida y venida), cambio (de nuevo) de piso – con reforma incluida-, lesiones que se fueron encadenando con los meses… Simplemente, cambios. Que son buenos, pero hace que tengas que re-adaptarte a muchas cosas, entre ellas, los entrenamientos.

Porque entrenar, lo que se dice entrenar, este año no lo he hecho muy bien. Sí, he corrido, he hecho ciertos entrenes según el planning del míster, pero otros no. Otros han sido de “uff, vámonos ya que esto no sale”. En definitiva, malas sensaciones. Pero ojo, eso también es “sentir el running”, sólo que la parte fea.

Y aquí estoy, a 10 días del que iba a ser el gran día de este año (único objetivo y con una motivación muy chula para hacerlo), para decir que no. Que el maratón de Valencia 2016 no me tiene ya entre sus corredores.

Ha sido una decisión difícil, muy debatida (conmigo misma, con Nacho, con Juanito) y que me ha dolido mucho tomar. Me he sentido decepcionada (de mí misma) Algunos no estaréis de acuerdo con ella, otros sé que la secundáis y apoyáis. A todos, gracias por estar ahí siempre. Animando, apoyando, empujando hacia adelante. Gracias a todos.

Y ahora entonces, ¿qué? Pues, de momento, no sentir pánico al calzarme las zapatillas. Esto viene del medio maratón de hace 20 días (no hay crónica no; no hubo carrera O.o). Cuando esto deje de pasar, entonces quiero volver a sonreir. A disfrutar. A sentir esa libertad y ese gusto por este deporte que me ha enamorado.

En el calendario, de momento, sólo dos citas. Una, por quitarme el miedo de una vez por todas y por ser solidaria. La otra, porque me apetece empezar 2017 con una carrera que este año ya no corrí (algo se veía venir, no ya en enero, ¿no? ) y que ya he comprometido. Y a largo plazo, repetir una experiencia que, si miro mi 2016 runner, ha sido la única que he disfrutado.

Es muy duro darte cuenta que, de todas las carreras que has corrido este año (que no han sido muchas), sólo has disfrutado en una. Y en 2017 puede que la sensación no se repita, la experiencia va a ser completamente diferente, pero es la tercera cita de mi próximo calendario runner.

¿Voy a dejar de correr? En absoluto. ¿Voy a volver a disfrutar y correr con una sonrisa enorme? Esa es la intención 😀

Porque, como bien dijo hace muy poco un compi de equipo (¿me la prestas, Monllor?):

“Siempre sal a disfrutar. Porque realizar algo que no te hace feliz, carece de todo sentido”

Ah, hay 42195 metros que me deben una revancha. No sé cuándo la tendrán, ni dónde, pero la tendrán, os lo puedo asegurar

Anuncios

Sanus Girls frente al medio maratón

La semana pasada recibo un mail del míster.

Asunto: Sanus Girls.

Pienso “mmm” 🙂

Rubén nos proponía a Elena, Isa, Eli y a mí de escribir un pequeño post para publicar en el blog de Sanus Vitae, contando un poco nuestra experiencia con el Medio Maratón, por qué vamos a correrlo, etc… Nos pareció una idea muy chula, así que durante toda la semana han ido publicándose los artículos.

De esta manera, hemos conocido un poquito más a las #SanusGirls.

Mi historia empieza así:

“Las ganas del medio maratón empezaron en junio de 2014, tras finalizar la 15k Nocturna de Valencia. Al día siguiente, busqué la fecha del medio de la ciudad. Si había podido con 15 quilómetros, ¿no iba a poder con 21? Pero me llevé una desilusión, no iba a poder correrlo, tenía una boda ineludible el día de antes. Así que aplacé mi aventura con los 21k para un año después…”

Podéis encontrar el post completo aquí.

Y las historias de Elena, Isa y Eli también. Las #SanusGirls somos un equipo y vamos a por todas.

Ahora sí que sí. 2 días y a volar.

#LiveSanus

Septiembre camino al Maratón

9 semanas no son nada y son un mundo. Es curioso cómo, en función de lo que nos espere, el tiempo pasa más rápido o más lento. Sí, es una perogrullada (el tiempo no cambia de ritmo) pero seguro que habéis tenido esa sensación más de una vez.

Hace un par de semanas que llevo queriendo escribir y que por falta de tiempo (esas vueltas a las rutinas se notan) no he hecho. Así que nos plantamos casi a mitad de octubre, con el medio de Valencia pisándonos los talones y a poco más de un mes para el gran reto, el maratón.

Durante las semanas de verano, lo entrenamientos fueron bien. Estuvieron más centrados por mi parte en coger ritmos, velocidad, soltura al correr… Ahora bien, con la llegada de septiembre tocaba empezar a entrenar con cabeza y corazón.

Precisamente, a eso me he dedicado. A cuidar y vigilar las pulsaciones. Yo, enemiga número uno del pulsómetro, lo he convertido en inseparable. Objetivo: cuidar de la patata y dejar de parecer un caballo desbocado llevando ritmo de tractorcito. Y, ojo, no me meto con los ritmos que al final cada uno puede más o menos. Es simplemente dar un salto cualitativo en los entrenamientos, y poco a poco lo voy consiguiendo. Esto ha hecho que el ritmo medio del mes haya aumentado ligeramente, sobretodo por las tiradas largas.

Resumen mensual

Resumen mensual

Con apenas pocas semanas por delante para enfrentarnos al Maratón de Valencia, los entrenamientos se han vuelto más, digamos, agresivos. Días de series de varios miles, días con tiradas medias (hasta 15-16k), y las famosas tiradas largas (TL, en adelante).

Comentando con Rubén y Pedro (entrenador y capi, respectivamente) cómo plantear las TL, y cuántos kms hacer, me hicieron ver que no es cuestión de hacer muchos kms (hay planes que meten TL de hasta 36k), sino de hacerlos bien. Cuando digo bien es teniendo control de pulsaciones, manteniendo ritmos, etc… Acordamos no pasar de los 30k. Pero mejor dedico otra entrada a las TL y cuánto disfruté el otro día la más larga hasta la fecha 😉 .

Volvamos al maratón… Se acerca, se huele en el ambiente. Se nota el modo maratón cuando salgo a entrenar. También que el medio está ya ahí, a tan sólo 10 días. Hablando del medio de la semana que viene…  la semana pasada me di cuenta quela lié al inscribirme, como de costumbre, y lo hice en el cajón sub 1:40. ¿En qué estaría pensando? Calculo que rondaré entre 1:40-1:45, pero bajar de ahí… ni en broma.

En cuanto al maratón… la gente, compañeros de equipo y de hobby, me preguntan cuánto voy a hacer en el maratón. En ritmos, tiempos., etc. La respuesta es siempre la misma: “no tengo ni idea, el objetivo es completarlo”. Pero ahora que se acerca ya le he preguntado al míster por la estrategia de carrera. ¿Cómo planteamos una TL de 42.195 metros? Después del medio, toca hablar de ello.

 

¡¡Por cierto!! ¡¡Casi lo olvido!! Os tengo que presentar a mis nuevas amigas corredoras. Sólo os dejo un nombre… Mizuno. Cambio de marca y de registro. Post en camino 😉

 

#LiveSanus